Hoy

valencia

Mario Suárez dice que juega de central porque «otro no quiere»

  • García Pitarch explica que dimitió como director deportivo del Valencia porque se sentía como un "paraguas"

Mario Suárez (i) y el portero del Valencia Diego Alves, tras el empate ante Osasuna.
Mario Suárez (i) y el portero del Valencia Diego Alves, tras el empate ante Osasuna. / EFE

Horas después del pobre empate ante el colista Osasuna en El Sadar (3-3) y de una actuación personal muy floja, con influencia en todos los goles de los navarros, Mario Suárez ha avivado todavía más la polémica en el Valencia al afirmar que si juega de central a pesar de haber sido siempre un centrocampista es porque otro no quiere hacerlo.

El ex del Atlético ha contestado a un seguidor en su cuenta de Instagram que le pedía que no jugara más de central y que se lo dijera al técnico. Mario, de 29 años, le ha contestado dejando una perla que confirma el ambiente contaminado que se vive ahora mismo en la plantilla.

Mario Suárez dice que juega de central porque «otro no quiere»

"Tranquilo las críticas siempre estarán hagas lo que hagas; si tengo que volver a jugar ahí porque otro no quiere aunque no haya jugado nunca, jugaré, no tengo miedo ni preocupación. Ya cambiaran las cosas. No todo lo que se ve es la realidad de las cosas", respondió.

Mario ha actuado de central en los últimos encuentros y ha mostrado una falta de contundencia alarmante. El equipo blanquinegro se adelantó hasta tres veces en el marcador en El Sadar, pero vio cómo los rojillos igualaban en el último suspiro del partido, después de que Parejo fallase un penalti que hubiera supuesto la sentencia en un duelo clave entre dos rivales directos en la actual lucha por la permanencia.

Por otro lado, el ya ex director deportivo del Valencia, Jesús García Pitarch, explicó en rueda de prensa que su decisión de dimitir de su cargo se debe a que no podía "seguir defendiendo" lo que no cree.

"Ha sido una decisión muy dura por sentimiento y porque es mi club, pero está muy meditada desde antes de la dimisión del técnico Cesare Prandelli. He cometido errores, pero el más importante es no haberme ido antes", indicó.

García Pitarch comentó que se sintió "como un paraguas" en el club y que sólo la ilusión de poder cambiar las cosas en el Valencia le llevó a no haberse ido antes.

Recordó que en su primera reunión con la presidenta Layhhon Chan le dijo que podía aceptar el reto de ser director deportivo, "pero que si querían un paraguas no iba a funcionar, porque había que tomar muchas medidas y decisiones".

"Me preguntó mi opinión de Jaume Ortí y le dije que me parecía fenomenal recuperar a personas del valencianismo y lo aproximaran a sus aficionados. La realidad es que once meses después se ha roto el paraguas y no hay cambio ni en la estructura ni en el club", agregó.

Añadió que espera que la actual situación sirva para que en el club haya una reflexión sobre el papel del director deportivo para que tenga independencia a la hora de decidir y concretar su interacción con otros departamentos de un club.

García Pitarch recordó que el primer pálpito que tuvo de que las cosas no iban a funcionar se produjo este verano cuando le habló a la presidenta sobre la sensibilidad del máximo accionista del club, Peter Lim.

"Le hable sobre su decisión de ir a Barcelona para vender a Paco Alcácer en lugar de venir a Valencia a entregar insignias a los socios con más de cincuenta años de antigüedad. Yo lo leí en el periódico y le pregunté a Layhoon si eso era respeto al club, a ella misma, y al director deportivo. Ahí me di cuenta que iba ser difícil reconducir la situación", explicó.

También señaló que no se ha sentido traicionado por nadie de dentro del club, aunque sí víctima de algunos de ellos, y criticó con dureza a los dos últimos directores de comunicación, Damiá Vidagany y Anil Murthy.