Hoy

VIOLENCIA DE GÉNERO

La juez impone una fianza de 200.000 euros a Rubén Castro por los malos tratos a su expareja

vídeo

Ruben Castro, jugador del Betis. / Juan Carlos Rangel / ABC

  • La Fiscalía pide una pena de cuatro años de cárcel para el futbolista del Betis

El futbolista del Betis Rubén Castro deberá depositar antes del viernes una fianza de 200.000 euros ante el Juzgado de Violencia de Género de Sevilla, que ha dictado la apertura del juicio oral contra el delantero por los supuestos malos tratos a su expareja. Rubén Castro, que jugará el viernes contra el Eibar en Ipurua, se enfrenta a una petición de cárcel de cuatro años solicitada por la Fiscalía.

El jugador, acompañado por su abogado, recogía este jueves en persona el auto dictado por la juez de Violencia sobre la Mujer número 3 de Sevilla. La magistrada apunta en su escrito a un delito de malos tratos habituales, otro de amenazas leve y seis delitos de maltrato en el ámbito familiar, según la acusación planteada por la Fiscalía de Sevilla.

Por su parte, la acusación particular aumenta la calificación y le atribuye un delito de amenazas leve, seis de maltrato familiar, un delito de coacciones, un delito de violencia habitual, una falta de injurias y un delito de agresión sexual sin penetración. Este último delito fue incluido hace unos días por la propia Audiencia de Sevilla tras el recurso planteado por la víctima. Además de ampliarle la acusación, apuntaba que los mensajes analizados y los testimonios recogidos en la causa «permiten sostener que durante la relación sentimental que ambos mantuvieron existió una situación conflictiva y tensa, con frecuentes disputas verbales, e incluso, físicas», insistiendo en que «el uso de la violencia como método de imposición y de sometimiento de la voluntad ha sido reiterado y no aislado».

Entre otros hechos, la Audiencia narró golpes en el domicilio familiar y forcejeos en el interior de un coche por negarse la mujer a enseñarle el contenido de su móvil, todo ello entre 2012 y 2013 y en ocasiones delante de testigos. Por este motivo, la juez plantea la imposición de una caución de 200.000 euros para asegurar las «responsabilidades pecuniarias que en su día pudiesen declararse pertinentes», según señala en el auto, recordando al delantero verdiblanco que en el caso de no satisfacer esta fianza se le exigirá por la vía de apremio y mediante el embargo de sus bienes. La acusación particular cifró esta cantidad en concepto de indemnización por el «daño físico y moral» ocasionado a la denunciante, así como por los daños físicos causados en la última agresión.

Temas