Hoy

siniestro

El avión privado de Cristiano Ronaldo, accidentado sin heridos en Barcelona

Cristiano Ronaldo, junto a su avión privado.
Cristiano Ronaldo, junto a su avión privado. / R. C.
  • La aeronave, sin el portugués a bordo, se salió de la pista en El Prat tras partirse el tren de aterrizaje en el descenso

Todo se quedó en un susto. Mientras Cristiano Ronaldo se encontraba concentrado este lunes con el Real Madrid en Dortmund, su avión privado se salió de la pista en el momento del aterrizaje en El Prat de Barcelona, aunque por fortuna no hubo que lamentar heridos por el accidente ni entre la tripulación, ni entre los pasajeros.

El tren de aterrizaje del Gulfstream G200 se partió en el momento del descenso, de manera que las autoridades aeroportuarias, en señal de emergencia, se vieron obligadas a cerrar una de las pistas del campo de aviación barcelonés. Y el piloto tuvo pericia para que el siniestro no tuviera consecuencias más graves.

El astro portugués tuvo noticias del accidente cuando pensaba en el choque de la segunda jornada de la Champions que se jugaba al día siguiente en el Signal Iduna Park de Dortmund, y en el que el portugués marcó el primer gol del partido, dio el centro del segundo y sufrió la anulación de un tanto por fuera de juego.

Cristiano adquirió este lujoso avión hace aproximadamente año por casi 20 millones de euros. Cuando no lo utiliza él astro del Real Madrid o alguna persona de su entorno, el jet del madridista es alquilado por una empresa privada.

El Gulfstream G200 tiene capacidad para ocho pasajeros. Es un avión ejecutivo bimotor diseñado por la compañía 'Israel Aerospace Industries' y que fue producido posteriormente por la estadounidense 'Gulfstream Aerospace'. Su longitud es de 19 metros y una altura de 6,5 metros. Su peso es de 8.709 kilogramos y el máximo que admite para el despegue alcanza los 16.080.

Estrenado por Cristiano para desplazarse a Londres con motivo para la presentación de una película sobre su vida, tiene baño para los dos miembros de la tripulación y los pasajeros, un vestuario con armarios y todo tipo de lujos, como acceso a internet en pleno vuelo y a llamadas telefónicas, un equipo de sonido y un DVD, así como una cocina equipada con microondas, horno eléctrico y nevera.