Hoy

medidas

Antiviolencia da 10 días a los clubes para que remitan el Registro de Aficionados

Bukaneros, aficionados ultras del Rayo.
Bukaneros, aficionados ultras del Rayo. / EFE
  • Osasuna también es denunciado ante la comisión por la Liga por gritos de «Atlético de Madrid, mierda»

El Ministerio del Interior estima que en la actualidad existen 24 peñas ultras, 14 de extrema derecha y 10 de extrema izquierda, según aseguró recientemente en el Congreso el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, y la Comisión Antiviolencia reunida este jueves solicitó a todos los clubes de Primera y Segunda División, obligados por fin a romper con las peñas ultras, que, «en el plazo máximo de diez días, remitan sus respectivos Libros de Registro de Aficionados». El Gobierno y el fútbol español ya anunciaron que, entre las nuevas medidas contra la violencia se creará una «lista negra» de hinchas con el fin de intentar erradicar a los violentos de los estadios.

En relación con las localidades sin control del partido Atlético-Deportivo, alrededor de un centenar, que acabaron en manos de los Riazor Blues, presuntamente tras ser adquiridas por la Federación de Peñas del Deportivo, Antiviolencia confirma haber recibido ya «la información completa en relación con la investigación de la trazabilidad de las entradas, para su estudio y, en su caso, realizar las propuestas de sanción que correspondan». «Se aportan datos relevantes sobre la venta y envío de las mismas», asegura dicho organismo.

En su lucha declarada también contra la violencia verbal, considerada antesala de la física, la comisión mixta formada por Interior y por el Ministerio de Eduación, Cultura y Deportes destacó este jueves que la Liga de Fútbol Profesional (LFP) «ha entregado información para acreditar las denuncias trasladadas en la anterior reunión en relación con los cánticos ofensivos e insultantes escuchados en cinco encuentros de la 14ª jornada de Primera División (disputados en el Santiago Bernabéu, el Camp Nou, Riazor, Vallecas y Los Cármenes)». «También, la LFP ha aportado la documentación en relación a una nueva denuncia en este sentido producida en el partido Osasuna-Valladolid (por los gritos de "Atlético de Madrid, mierda"), correspondiente a la 17ª jornada de Liga de Segunda División», anunció este jueves.

También aseguró haber recibido del Real Madrid, «al objeto de tramitar las respectivas propuestas de sanción, los datos de identificación de varios socios a los que el club expulsó tras proferir insultos muy graves en el partido Real Madrid-Celta (gritos de «Messi subnormal» y «Puta Barça, puta Cataluña»), jugado el pasado 6 de diciembre». Además, tras conocer, a través de la prensa, que el Sabadell ha expulsado a dos socios por saludos nazis en el partido contra el Leganés del 14 de diciembre, Antiviolencia solicitará al club catalán «que aporte tanto la identificación de dichos socios como las pruebas que le han llevado a tomar esta decisión, para abrir los procedimientos sancionadores pertinentes». También enviará un escrito al Celta, «recordándole que, las sanciones propuestas a aquellos aficionados por introducir bebidas alcohólicas en el campo, están tipificadas en la Ley y en ningún caso proceden medidas de gracia, tal y como han hecho público los responsables del club a través de los medios de comunicación».

Por el momento, ha declarado de «alto riesgo» los partidos Rayo-Espanyol y Mirandés-Zaragoza que se disputarán el sábado, y ha acordado «reservar opinión respecto de otros hasta recibir información adicional de movimiento de aficiones».