Hoy

goleador

Luis Suárez afina la puntería

Luis Suárez.
Luis Suárez. / Andreas Manolis (Reuters)
  • Su primer tanto con el Barça eleva su autoestima y es un recado para la FIFA horas después del sorteo de una Copa América que el crack se perderá por sanción

Además de Messi, otros afectados por esa nube negativa que arrastra Andoni Zubizarreta a su paso, ahora con el ‘caso Vermaelen’, y que amenaza con tapar las cosas positivas, son Xavi Hernández, Gerard Piqué y Luis Suárez. El centrocampista, por ejemplo, igualó en Chipre los 151 partidos de Ryan Giggs y está a un paso de ser el jugador con más participaciones en la Liga de Campeones, previas incluídas. El defensa ha regresado al equipo titular con dos grandes actuaciones tras tres ausencias misteriosas que se interpretaron como un castigo disciplinario de Luis Enrique, desmentido por todas las partes. Y el delantero uruguayo marcó por fin su primer gol oficial con la camiseta del Barcelona en su sexta aparición. Ya llevaba cuatro asistencias en la Liga y todo el mundo valoraba su trabajo y sus movimientos, de los que se beneficia el propio Leo, pero abrir la victoria ante el Apoel (0-4) mejorará la autoestima que siempre necesita un delantero.

El de Luis Suárez fue un golazo, con autopase de tacón, túnel a su marcador y perfecta definición, que llegó pocas horas después de que se sortearan los grupos de la Copa América de Chile 2015 en la que todavía no podrá participar porque le quedan por cumplir ocho partidos oficiales con la selección de Uruguay. El mordisco a Chiellini en el Mundial también le dejó fuera de los candidatos al FIFA Balón de Oro 2014 pese a ser Bota de Oro compartida con Cristiano Ronaldo gracias a sus 31 goles en la Premier League con el Liverpool. Y tampoco está entre los 40 nominados al ‘Equipo del año 2014’ de la UEFA. Aquella agresividad descontrolada ante Italia le va a seguir pasando factura durante mucho tiempo, pero si en el Barça se acostumbra a repetir goles como el de Chipre, la FIFA comprenderá que se echa piedras sobre su propio tejado al vetar su presencia en una Copa América que se disputará casi un año después de su grave acción en un Mundial. Es el castigo más contundente para un hecho reprobable, pero que no causó lesión. Si siempre fuera igual de ejemplar…

«No tenía ansiedad por marcar, sabía que el momento llegaría, hasta ahora estaba ayudando al equipo de la mejor manera que podía y siempre he priorizado el resultado colectivo al éxito individual», explicó Luis Suárez tras un partido en el que tuvo dos ocasiones muy claras más por lo que todavía debe afinar el punto de mira. Jugó de ariete, con Messi desplazado a la derecha, pero mirando siempre al argentino para abrirle pasillos o intercambiar la posición. De esa química con Leo y Neymar dependen gran parte de los retos del Barça.