Hoy

BARCELONA

El ‘Jefecito’ se pone el brazalete

vídeo

Mascherano. / EFE

  • Mascherano hace de portavoz y capitán en un Barça sin liderazgo: defiende a Messi y marca la línea a seguir

A falta de un portavoz en el FC Barcelona como club con carácter para apagar los constantes fuegos o de un capitán que realmente se sienta como un pilar de la entidad, Javier Mascherano se volvió a poner el brazalete que no le corresponde ni por antigüedad ni por votación de sus compañeros para hablar tan claro que la entidad debería plantearse si el puesto real del argentino está en el departamento de comunicación, también llamado de ‘incomunicación’.

El ‘Jefecito’ compareció con la clara intención de no convertirse en el defensor de Leo Messi tras las declaraciones del ‘10’ en el diario argentino Olé en las que dejaba en el aire su futuro. «No vengo acá para hablar de Leo. Pregúnteselo a él. Es suficiente grande para decir lo que quiera. Y las interpretaciones que yo pueda hacer de lo que ha dicho o lo que me diga en la intimidad, queda en eso, en la intimidad», comenzó diciendo con cierta ingenuidad, pues era evidente que en una rueda de prensa el ‘caso Messi’ no se había acabado tan pronto. En su segunda respuesta se abrió más: «A mi entender no dijo nada raro. Dijo lo que todos los futbolistas pensamos. Él siempre ha dicho que le gustaría quedarse, pero en el fútbol y en la vida no puedes proyectar lo que harás de aquí a seis o siete años. Lo veo muy contento y muy feliz entrenando y jugando acá. No reconozco ninguna frase donde haya dicho eso en alguna entrevista. Messi está bien y quiere seguir ganando con el Barça».

«¿Que Messi dudó del momento actual del Barça? El Barça está como siempre, es un club muy grande con trascendencia a nivel mundial de todo lo que hace, para bien o para mal. Las dos derrotas ante Madrid y Celta provocaron una semana tumultuosa futbolísticamente, pero ganar en Almería nos dio tranquilidad, aunque se puede jugar mejor», prosiguió con su discurso, sin entrar al trapo de una supuesta campaña de desprestigio hacia Messi: «Es imposible desprestigiar a uno de los mejores jugadores de la historia. La conducta de Leo siempre fue ejemplar. De él no se puede dudar. ¿Que en Argentina se dudó en su día? Leo fue muy cuestionado injustamente en Argentina. Y esa batalla la ha ganado. No lo veo disgustado ni allí ni aquí. Por lo que conozco a Leo, creo que está pasando un gran momento no sólo en su carrera, sino en su vida particular». Y acabó enfrentándose a una periodista que ponía en su boca cosas que no había dicho: «¿Dónde has leído que él esté molesto? Es una deducción. Yo no lo leí. Él no lo ha dicho. Yo siempre le he escuchado palabras de agradecimiento al Barça».

Ya lanzado, Mascherano se atrevió a corregir en público, sin nombrar a nadie, a Sergio Busquets y Pedro, quienes coincidieron en la concentración de la selección a apuntar con nostalgia que «no se volverá a ver al mejor Barça», respecto a la ‘era Guardiola’. El argentino fue contundente: «Si no podemos alcanzar la excelencia de años anteriores, hay que luchar para estar lo más cerca posible de ella. Aquella fue una época gloriosa. Este club tiene más de 100 años y esa época fue la mejor. El listón está alto. No es época de buscar excusas. En mi vida me planteo ser mejor cada día. Es nuestra obligación buscar nuestra mejor versión; estamos para eso. El listón está alto, pero no me resigno».

Mascherano, a quien Luis Enrique señaló como un capitán ideal el día de su presentación, aunque la votación de la plantilla respaldó a Xavi, Iniesta, Messi y Busquets por una antigüedad que no contempló a Piqué, lanzó otro mensaje de líder al descubrir en voz alta: «Tenemos un mes en el que afrontamos las tres competiciones. Es un mes muy importante. Lo que nos planteamos es ganar todo, en la Liga, en la Champions, en la Copa... Queremos acabar el año con las mejores sensaciones».

La primera prueba de fuego llega este sábado en el Camp Nou ante el Sevilla, «un gran equipo, que sabe lo que quiere y muy bien entrenado por Emery», según Mascherano, que prefiere confiar más en el trabajo que en la estadística que indica que el Barça no suele pinchar tras los parones de las selecciones, al contrario de lo sucedía que en el pasado. Luis Enrique recuperará posiblemente a Iniesta y Mathieu. Hasta Vermaelen podría tener el alta.