Hoy

Jornada 5

Luis Enrique liquida los problemas

vídeo

Luis Enrique, durante la rueda de prensa. / Alejandro García (EFE)

  • El Barça visita al Málaga con la intención de seguir invicto e imbatido y con su entrenador convencido que su relación con Neymar, Piqué o Bartra es perfecta

«Firmaría encajar un gol en cada partido si lo ganamos. Creo que el primer objetivo es ganar, no mantener la portería a cero». Luis Enrique no se obsesiona con la posibilidad de aumentar a cinco jornadas ese récord en la historia del club azulgana del mejor inicio de Liga (4 partidos) imbatido. El técnico asturiano valora el sacrificio defensivo colectivo, la actitud global, pero entiende que algún gol acabará entrenando tarde o temprano, quizás en Málaga, y espera que cuando eso ocurra el potencial ofensivo de su equipo permita seguir sumando los tres puntos. Seguir invicto y mantener la distancia, como mínimo, sobre los perseguidores sí es el reto auténtico, aunque Luis Enrique lo lleva con aparente calma: «Nadie ha ganado una Liga en septiembre y nosotros tenemos que mejorar muchas cosas de las que no se habla porque vamos ganando los partidos».

Para ello el Barça podrá contar en La Rosaleda con Neymar y Rakitic, dos de los dos goleadores en el 0-5 contra el Levante, que el lunes no pudieron entrenarse con molestias. Tendrán el alta médica seguro, pero su inclusión en el once depende de las rotaciones de Luis Enrique. Las hizo en gran número en la primera secuencia de partidos cada tres días (Athletic-Apoel-Levante), pero, con la excepción del choque europea, sí se ha apreciado una apuesta por un bloque liguero en el que no entran Ter Stegen, Piqué o Xavi. «A Piqué le veo con una actitud maravillosa. Es divertido, optimista, trabajador. Me encanta su manera de ser, conecto con él y nos va a ayudar mucho», comentó Luis Enrique sobre la supuesta apatía mostrada por el central en el banquillo del Ciutat de València. También la suplencia de Bartra es motivo de controversia y de preguntas en cada rueda de prensa, aunque Luis Enrique es ya el cuarto entrenador que no acaba de darle la jerarquía absoluta en el eje de la zaga tras Pep Guardiola, Tito Vilanova y Tata Martino. «Estoy muy contento con Barta, lo conozco muy bien, pero no se trata de ser injusto o no, sino de ser entrenador», apuntó el entrenador azulgrana, quien avanzó que «Messi seguirá tirando los penaltis», pese al que falló ante el Levante. Y sobre Neymar corrigió con humor y sinceridad a un periodista extranjero: «No estaba aburrido tras el cambio, eso seguro que no. ¿Enfadado? Eso sí, pero no hay ningún problema. Cuando quiso probarse tras el golpe en el tobillo ya había decidido hacer el cambio».

Luis Suárez, amistoso con el filial

Aunque la lista no se conocerá hasta minutos antes del viaje a Málaga en la misma mañana del partido, son baja segura los lesionados Vermaelen, Masip y Rafinha, además de Luis Suárez, sancionado por la FIFA. El uruguayo también será noticia en las horas previas al encuentro porque ha pedido a Luis Enrique jugar con el filial un amistoso contra la selección de Indonesia sub-19. Le queda un mes de castigo, pero quiere sentir sensaciones competitivas. Eusebio Sacristán será su entrenador por un día. Comienza así su puesta a punto con vistas al Clásico del 25 de octubre, el partido en el que puede reaparecer.

Animado por el empate conseguido en Cornellà-El Prat ante el Espanyol (2-2) en el tiempo de descuento con un zurdazo de falta directa de Duda, el Málaga se siente con fuerzas para tumbar al líder. Lo afirmó su entrenador, Javi Gracia, convencido de que tienen opciones y van a pelear al máximo para aprovecharlas. «Si hacemos las cosas como sabemos y nos dejamos la vida, la victoria será posible», dijo. El técnico sí alabó al equipo azulgrana «por su equilibrio, que se demuestra en lo poco que le duran las posesiones al rival». No dio pistas sobre el once que alineará, pero Santa Cruz, el delantero centro habitual, podía dejar su plaza en la punta del ataque a Amrabat en busca de más velocidad a costa de sacrificar el potente juego aéreo del paraguayo.