Otra vez la final copera acaba en debate

Estadio Wanda Metropolitano, posible escenario de la final de la Copa del Rey 2018. / EFE

Al Barça no le importa que sea en Madrid, pero en otra fecha, mientras que Valverde y Rakitic rechazaron el ofrecimiento del Sevilla de disputar la cita del 21 de abril en el Sánchez Pizjuán

Viernes, 9 febrero 2018, 19:31

Suele suceder en la segunda semana de febrero, normalmente unos días después de que en Punxsutawney la marmota Phil pronostique si habrá o no seis semanas más de invierno. En ese 'Groundhog Day', o día de la marmota como le llamamos en España, parece haberse convertido estos últimos años la elección de la sede de la final de Copa. En la última década, pero sobre todo en este último lustro con pleno de finales para el Barcelona, el desenlace de las semifinales del torneo del KO desemboca en un déjà vu ya algo cansino sobre el lugar e incluso el día en el que se disputará el torneo. Hasta el lunes, al menos, seguirá el asunto sin resolverse.

Y eso que este año parecía que la cosa estaba más clara. Se aprobó en julio, en plena Asamblea de la Federación, que la cita quedase fijada para el sábado 21 de abril. Ese día sólo se jugará la final, el resto de la jornada 34 se disputará en viernes, domingo o lunes y se retrasarán los partidos de los finalistas (Sevilla-Real Madrid y FC Barcelona-Villarreal) al 9 de mayo, un miércoles entre la jornada 36 y la 37. Quedaba por confirmar la sede, pero entonces Koke, justo al terminar el partido de cuartos entre Sevilla y Atlético, 'desveló' como oficial un fuerte rumor -la disputa en el Wanda Metropolitano- que nunca se desmintió en los meses anteriores desde la Federación Española de Fútbol. «Teníamos muchas esperanzas en esta Copa por esa final en nuestro estadio», explicó el canterano con una naturalidad que confirmó que la plantilla colchonera tenía noticias de ello y lo consideraba igual de 'oficial' que la final de la Liga de Campeones de 2019.

Desde entonces, todo el mundo lo asumió como algo cerrado pero entonces el miércoles el Sevilla se salió del carril. «Queremos la final en el Olímpico o en el Pizjuán. El Barça ya jugó una en el Camp Nou, por qué no nosotros», apuntó el presidente Pepe Castro con más ilusión que convencimiento. El asunto sorprendió a Ernesto Valverde, que afrontará su segunda final de Copa del Rey como técnico, tras disputarla anteriormente con el Athletic... en el Camp Nou, en 2015. «Me hace mucha ilusión. Ya sé que el Barça acumula muchas finales, pero para mí, es mi segunda final de Copa, espero tener más suerte que en la anterior», dijo el técnico, que se mostró contrariado ante la eventualidad de que la final se disputase en el estadio del Sevilla. «Ya he jugado como visitante una final y no querría repetir», comentó de modo serio. Su club por el momento no ha dicho nada de modo oficial, aunque descarta de plano ser visitante en una ciudad que además estará en plena semana de Feria. «Me encanta ir a Sevilla pero también le puedo llamar para decirle que lo juguemos en Barcelona. Bueno, lo mejor será una sede neutral», apuntó Rakitic.

Problemas de calendario

El presidente interino de la Federación Española, Juan Luis Larrea, aclaró que «aún hay nada decidido» sobre la sede ya que una comisión se reunirá el lunes. «Este año la final es antes pero tienen que reunirse para temas de entradas, seguridad. Seguro que se ponen de acuerdo», zanjó antes de negar que el estadio del Atlético se convierta en «sede fija» de la cita copera, que este año se disputará un sábado cuando se disputa la 34 jornada de Liga. El escenario ideal, por distancia, aforo y disponibilidad al disputar la jornada 34 como visitante, es el Santiago Bernabéu pero una vez más, el Real Madrid se negará porque no ofrecerá el estadio.

El año pasado ni siquiera justificó su decisión alegando obras en sus urinarios o conciertos. Desde la zona noble de la 'casa blanca' dicen que no quieren acoger una final después de la experiencia de 2013, cuando perdió ante el Atlético. Por tanto, todo apunta al Wanda Metropolitano aunque la FEF no quiere imponer su criterio dado que acogerá el 27 de marzo un amistoso España y Argentina y la final de la Champions League en 2019. «Madrid parece el sitio ideal para disputar una final de Copa del Rey. Además, también se disputará en Madrid una final de Champions próximamente», afirmó Manuela Carmena, consciente de que supondrá ingresos para la ciudad de la que es alcaldesa.

Así, otra opción sería Valencia. El semifinalista no va a presentar de modo voluntario su estadio, donde el Barcelona ganó recientemente una final en 2009 ante el Athletic y perdió dos ante el Real Madrid (2011 y 2014), si bien su directiva reconoce que no pondrá traba alguna a que la final de Copa del Rey se dispute en Mestalla si los dos clubes finalistas consideran que quieren jugarla en su estadio y no en el Metropolitano. En principio, si se mantiene ese día 21 (aunque el Barcelona no descarta solicitar un aplazamiento por un problema de calendario) el Atlético-Betis se disputaría el lunes, 48 horas después que la final... aunque si los rojiblancos están en semifinales de la Europa League apenas tendrán 72 horas de descanso.

Hay que recordar que tres de las últimas seis finales fueron en casa del Atlético. El Calderón cerró con el Barça-Alavés sus puertas de modo oficial un año después de haber acogido un duelo entre sevillistas y azulgranas (la última de las cinco anteriores, todas vencidas por los catalanes menos la Supercopa de Europa de 2006 en Mónaco). Ahora, este nuevo estadio atlético tiene una mayor capacidad (68.000 espectadores) y el Atlético ha ofrecido a la Federación, sin éxito por ahora, la opción de que sea sede fija para la final de Copa como sucede en Inglaterra (Wembley), Francia (Stade de France), Italia (Olímpico de Roma), Alemania (Olímpico de Berlín), Holanda (Amsterdam Arena) o Portugal (Nacional de Lisboa).

«Soy partidaria de que las grandes finales o los grandes acontecimientos deportivos se celebren en Madrid. En el caso de la Copa del Rey me gustaría porque el fútbol es un deporte muy seguido y aquí en Madrid, aunque hay seguidores de equipos madrileños, queremos disfrutar del buen fútbol», dijo Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid.

Secciones
Servicios