Copa del Rey

El Barça manda en España

Leo Messi y Philippe Coutinho celebran el primer gol del brasileño como azulgrana. /AFP
Leo Messi y Philippe Coutinho celebran el primer gol del brasileño como azulgrana. / AFP

Con ocho finales de Copa de las últimas diez y con ventaja en busca de la séptima Liga en ese período, Valverde exige prudencia

P. RÍOSBarcelona

El Barça mantiene la hegemonía en el fútbol español. La del 21 de abril ante el Sevilla será su octava final de la Copa del Rey en las últimas diez ediciones, con cinco títulos de momento en un período en el que también ha conquistado seis Ligas, con la séptima muy bien encarrilada. Sin embargo, Ernesto Valverde, que este viernes cumplió 54 años, no quiere celebrar nada todavía porque sabe que en el club azulgrana sólo vale ganar. No basta con llegar.

Recordando que el desgaste copero pasó factura en las dos últimas temporadas, muchas fueron las voces que aconsejaron a Ernesto Valverde que en esta ocasión le diera a la Copa del Rey una importancia relativa. Tras ganar las tres últimas ediciones con Luis Enrique para confirmar el reinado (29 títulos), es una competición que se valora poco en el entorno del Barça en comparación con la Liga y la Liga de Campeones y que conlleva riesgos evidentes. Puede quitar más de lo que da al obligar a jugar cada tres días durante un mes y medio eliminatorias muy exigentes sí el sorteo no es favorable. Y no lo fue: Celta, Espanyol y Valencia, más o menos como el año pasado (Athletic, Real Sociedad y Atlético) o el anterior (Espanyol, Athletic y Valencia). Entonces el Barça pagó dos inicios de año frenéticos con pobres actuaciones en las eliminatorias europeas y un declive en Liga que en las temporada 2015-16 casi cuesta el título que en la 2016-17 ya se entregó.

Ocurre, sin embargo, que los jugadores no quieren renunciar a ningún trofeo. Son los primeros en no querer rotar, como demostró Gerard Piqué en Mestalla jugando con la rodilla derecha maltrecha tras la entrada de Gerard Moreno en el derbi de Cornellà-El Prat. Con dolores resistió 82 minutos hasta que se fue a la ducha con el pase a la final sentenciado para que debutará Yerry Mina. Más curioso es el caso de Messi, que se sobremotiva en una Copa que no le da votos ni puntos en el Balón de Oro ni en la Bota de Oro. Lo sabe bien Cristiano Ronaldo, que por el torneo del KO no suele aparecer. Valverde, por lo menos, ha podido dar aire a la plantilla con Coutinho, autor del primer gol en Mestalla.

El interés por la Copa de la plantilla azulgrana contrasta después con los pitos de los aficionados del Barça al himno de España en las finales y mete en un lío a la Federación, porque el Real Madrid nunca cederá con Florentino Pérez el Santiago Bernabéu para una final en la que está el Barça. Pero por encima de todo está la sensación única de haber saboreado dos tripletes con Guardiola (2008-09) y Luis Enrique (2014-15). Puede que la Copa sea un título menor para muchos, pero para aspirar a otro triplete hay que intentar ganarla también.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos