Violencia

El ultra detenido por apuñalar a otro, implicado en el asesinato de Zabaleta

El presunto agresor es miembro de una escisión del Frente Atlético y llevaba cinco meses en libertad tras pasar diez años en la cárcel

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

El presunto autor del apuñalamiento de un joven aficionado del Atlético de Madrid en las cercanías del Wanda Metropolitano poco antes del comienzo del partido de Copa entre el equipo rojiblanco y el Sevilla fue detenido por la Policía en su domicilio durante la madrugada del jueves, cuatro horas después de la finalización del encuentro. Se trata del ultra Ignacio Racionero, que figuró entre los 20 imputados por la juez por el asesinato del seguidor de la Real Sociedad Aitor Zabaleta, el 8 de diciembre de 1998, y que fue calificado entonces por el responsable policial de Violencia Urbana como «el lugarteniente» que «siempre» acompañaba a Ricardo Guerra, el único condenado por la muerte del joven aficionado del conjunto donostiarra.

Además, Racionero (40 años), con antecedentes penales, al parecer pertenece a una escisión del Frente Atlético que fue expulsada por el propio grupo de radicales por sus relaciones con los Ultras Sur del Real Madrid. El ahora detenido pasó diez años en prisión por diversos delitos, aunque los más frecuentes fueron los atracos a farmacias, y sólo llevaba cinco meses en libertad, según fuentes policiales. La facción de la que forma parte el presunto agresor del hincha de 22 años apuñalado el miércoles estaría integrada por una veintena de personas de ideología nazi, con un carácter extremadamente violento.

El Atlético niega que agresor y agredido fueran socios y LaLiga se personará en la causa

El Atlético de Madrid mostró este jueves su «repulsa» por el apuñalamiento del joven aficionado de 22 años y aclaró que ni el agredido ni el agresor son socios del club rojiblanco. «Lo primero y lo más importante es el estado de salud del joven, al que el club le desea una pronta recuperación», explicaron fuentes del Atlético, que expresaron su rechazo absoluto ante «quienes utilizan el ambiente del fútbol para este tipo de hechos». Según el club rojiblanco, el agredido no ha sido nunca socio del equipo -ni tiene vinculación con ningún grupo ultra- y que el presunto agresor «fue expulsado en noviembre de 2001»-, al tiempo que explicó que la Policía le ha confirmado que ninguno de los dos iba a acudir al estadio a presenciar el partido de Copa Atlético-Sevilla la tarde del miércoles.

Además, el Atlético recordó «su compromiso en la lucha contra la violencia» y señaló que desde hace años ha articulado «una serie de medidas que impiden incidentes dentro del estadio», ya fuera en el Vicente Calderón o actualmente en el Wanda Metropolitano, al tiempo que apuntó que el club no tiene competencia sobre lo que ocurre fuera del recinto deportivo. El club rojiblanco implantó hace unos años un sistema de huella digital para acceder a la grada de animación que se sitúa en el fondo sur, junto a la obligación de acompañar con una fotografía que debe actualizarse al principio de la temporada, sin la que no se puede acceder al Metropolitano.

Por otra parte, LaLiga anunció este jueves que se personará en la causa contra el presunto autor de la agresión. «Atendiendo a los hechos sucedidos en la tarde del miércoles 17 de enero en las inmediaciones del estadio Wanda Metropolitano, LaLiga se personará en las diligencias por el apuñalamiento de una persona», señaló la patronal a través de un comunicado.

En el juicio por la muerte de Aitor Zabaleta en los aledaños del Vicente Calderón, Ricardo Guerra fue sentenciado en 2001 a 17 años de cárcel, y la juez que llevó el caso ordenó que se investigara si también intervinieron en el crimen del seguidor de la Real Ignacio Racionero, Iván Martín Ron e Israel Gonzalo Canabal, todos ellos integrantes por aquel entonces del grupo neonazi Bastión 1903, el sector más racista y xenófobo del Frente Atlético. Al final, se archivó la causa sobre los tres por entender que no había pruebas suficientes sobre su participación en el apuñalamiento que acabó con la vida de Zabaleta. Sin embargo, Racionero sí fue condenado en 2005, junto a su amigo Guerra y a otros ocho implicados, a 20 meses de prisión por los desórdenes públicos que rodearon a la muerte del aficionado de la Real Sociedad, pero fue absuelto del delito de asociación ilícita por pertenecer a Bastión 1903.

Más información

Además, en mayo de 2005, el ahora detenido conocido como 'Nacho el Raciones' interrumpió junto a otros diez ultras más un entrenamiento del Atlético de Madrid en la Ciudad Deportiva de Majadahonda, para insultar y amenazar de muerte tanto a los futbolistas del equipo rojiblanco como a los miembros del cuerpo técnico. Entonces fue imputado también por aquellos hechos por los delitos de desórdenes públicos y asociación ilícita

Reconocido por su víctima

La última agresión en la que se ha visto implicado supuestamente Ignacio Racionero, y por la que se le acusa de presunto homicidio en grado de tentativa, tuvo lugar sobre las 18:40 horas del miércoles en la avenida de Niza, en el exterior de la estación de metro de Las Musas, a unos 900 metros del estadio Metropolitano. Varios testigos vieron cómo, mientras dos aficionados del Atlético hablaban sobre fútbol, un hombre, sin mediar palabra, se acercó por detrás y asestó tres puñaladas a uno de ellos. Sin embargo, otras fuentes señalan que se produjo una pequeña discusión en un bar de la zona antes de que el ultra propinase tres puñaladas al otro joven hincha.

La descripción del agresor fue lo primero que puso sobre la pista de Racionero a los agentes de la Brigada de Información de la Policía Nacional, que recogieron «un cuchillo de uso doméstico y una navaja» en un parque cercano a la boca de metro de Las Musas y se está investigando la posible utilización de estas armas blancas en la brutal agresión.

La víctima, que llevaba una bufanda del equipo rojiblanco y una camiseta del Frente Atlético en el momento de los hechos, fue estabilizada en un principio por efectivos por el Samur antes de su traslado al Hospital Universitario La Paz. Allí el joven fue intervenido quirúrgicamente de una herida en la espalda, a la altura de la escápula, más grave que las puñaladas recibidas en una pierna y un brazo. Fuentes de la investigación señalaron que el agredido es de nacionalidad española y estaba indocumentado y aparentemente ebrio. Salio tambaleándose del bar y se topó con unos agentes del dispositivo de seguridad del partido, a los que pidió ayuda porque dijo que le habían apuñalado en un atraco. Sin embargo, ya en el hospital admitió que conocía al agresor y que se trataba de Racionero. Los policías se dirigieron entonces al domicilio del sospechoso y, tras localizarle en las inmediaciones, le detuvieron. A última hora de este jueves, Racionero permanecía en dependencias policiales, a la espera de ser puesto a disposición judicial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos