Hoy

dieciseisavos | ida

El Barça resuelve a cañonazos

El Barça resuelve a cañonazos
/ AFP
  • Rakitic, Iniesta, Pedro y Rafinha finiquitan la eliminatoria ante el Huesca

Un Barça muy serio y con mucha efectividad resolvió este miércoles su eliminatoria ante el Huesca, de Segunda B, con una goleada cimentada en la primera parte a base de cañonazos desde fuera del área.

Después de dejarse a sus estrellas más rutilantes en casa, Luis Enrique decidió dar cancha a los menos habituales, como Ter Stegen, Pedro, Bartra, Douglas, Adriano o Rafinha. Aun así, puso en juego un once muy competitivo, al que volvió Iniesta tras recuperarse de la lesión, y en el que actuaron algunos titulares como Rakitic o Mathieu. Samper y Munir regresaron del Barça B y tuvieron sus minutos.

Los no asiduos en las alineaciones titulares saltaron con ganas de demostrar a su técnico que pueden tener un hueco y en un cuarto de hora ya ganaban dos cero. El marcador lo abrió Rakitic, en el 12, con un golazo de falta directa, botada por encima de la barrera, desde la derecha, en el lado de los zurdos. La noche iba de zapatazos y, poco después, Iniesta culminó una contra, enganchando un derechazo con el empeine exterior, que por momentos recordó al ‘Iniestazo’ de Stamford Bridge, el gol que abrió el periodo más victorioso de la historia del Barça.

A partir del tanto del manchego, que pudo completar 90 minutos que le sitúan en la senda de la plena recuperación, el Huesca, al ver que ya lo tenía todo perdido, se soltó un poco y se animó a ir hacia adelante, a buscar la meta de Ter Stegen. El Barça bajó el ritmo y el cuadro dirigido por Tevenet disfrutó de unos buenos 20 minutos, en los que llegó con peligro a la portería azulgrana. Guillem pudo hacer el 1-2, pero el guardameta alemán lo impidió aguantando la posición sin tirarse antes del tiempo. Fue una fase en la que los aragoneses, de la mano de Camacho, Josan (a Douglas le hizo dos o tres regates marca de la casa) o Ros se quitaron algo los complejos y jugaron de tú a tú al cuadro blaugrana. Pero Pedro, cerca del descanso, armó su pierna derecha y también desde fuera del área hizo el tanto que llevaba buscando desde el inicio de curso y trató de reivindicarse para una delantera blaugrana que este año, con Messi, Neymar y Suárez es coto cerrado.

Tras la reanudación, el partido se convitió en un ida y vuelta, con mucho menos control que la primera parte. El Huesca buscó con ahínco el gol, pero los de Luis Enrique apenas concedieron ocasiones. Los minutos en la defensa también están muy caros y los menos habituales como Bartra, Adriano o Douglas no estaban como para permitirse ni un despiste. Sobre todo Bartra, que salvó un par de balones dentro del área que llevaban mucho peligro y con los que le recordó a Luis Enrique que tiene que contar más con él. El Barça se dejó llevar, aunque mantuvo el orden y una suficiente intensidad como para, casi por inercia, hacer el cuarto, esta vez obra de Rafinha, eso sí de rebote y no de disparo limpio como los tres tantos anteriores.