Hoy

dieciseisavos | ida

El Atlético resuelve en el tramo final

vídeo

Gabi (i) y Raúl Alcaraz. / AFP

  • Griezmann abrió el camino de la goleada

El Atlético de Madrid superó a un aguerrido L'Hospitalet (0-3) que, a pesar de su condición de modesto, aguantó las embestidas del vigente campeón de Liga, que en el segundo tiempo sentenció la eliminatoria gracias a los goles de Griezmann, Gabi y Cristian Rodríguez. El decimotercero clasificado del Grupo III de la Segunda División B plantó cara ante un Atlético plagado de suplentes, que sudó más de lo previsto para llevarse el duelo y dejar casi sellado el pase a los octavos de final.

Era el primer partido de los 'colchoneros' después de la reyerta mortal que el pasado domingo protagonizaron los ultras del Atlético y el Deportivo de la Coruña en Madrid. Por ello, los Mossos d'Esquadra desplegaron un dispositivo policial con más efectivos de lo habitual para controlar a los cerca de cien aficionados rojiblancos que se desplazaron a L'Hospitalet, mientras que antes del partido los jugadores de ambos equipos salieron con una camiseta con el lema "Fútbol sin violencia". Fueron las únicas referencias al episodio violento sucedido en Madrid hace apenas 72 horas. En lo estrictamente futbolístico, se impuso la lógica, a pesar de que Simeone introdujo hasta nueve cambios en la alineación.

Cocinó a fuego lento el partido el Atlético, dominando el tempo a través de posesiones largas, mientras que los locales, conscientes de su inferioridad, se encomendaba a los contragolpes aislados de Bueno y Nano y, sobre todo, a la disciplina de sus defensas.

En estas, el guardameta Oliver Sánchez fue el más destacado de su equipo en los primeros 45 minutos, sacando las manoplas para evitar los goles de Cerci, en un disparo desde el punto de penalti, y en un cañonazo centrado de Gabi.

No consiguieron en el primer tiempo poner a prueba los de Kiko Ramírez al suplente Jan Oblak, si bien se acercaron en hasta tres ocasiones. En una de ellas, Bueno superó en la banda derecha a Mario Suárez y, cuando entraba solo en el interior del área, cayó. Pese a las airadas protestas del delantero, Fernández Borbalán no pitó falta.

Lejos de dormirse, los visitantes, con ganas de encarrilar el encuentro, buscaron el gol a través de dos disparos desviados de Cerci y el 'Cebolla', así como un cabezazo de Raúl Jiménez que rozo el travesaño.

Tras la reanudación, entró Griezmann en sustitución de Saúl. Buscaba Simeone más profundidad y desequilibrio para encontrar el gol que, en los primeros latidos del segundo tiempo, a punto estuvo de llegar.

Griezmann, con un disparo envenenado que acabó en el travesaño, y Cerci, en un cabezazo que salvó Èric Via bajo palos, amenazaron con abrir la lata, si bien les costaba a los visitantes controlar el partido, que por momentos se convirtió en una ida y venida de contraataques.

Así fue como se sacudieron los complejos los hombres de Kiko Ramírez, que empezaron a salir de la cueva trazando varias transiciones ordenadas lideradas por Bueno y un par de disparos desviados.

Cuando David estaba tuteando a Goliat, Griezmann apareció para acabar con las aspiraciones del modesto rival. El delantero galo, el más incisivo de su equipo, aprovechó un centro de Gámez desde la derecha para batir a Oliver de cabeza.

Lejos de hundirse, los locales siguieron sin perderle la cara al encuentro, y buscaron sin miedo la portería de Oblak, que apareció para atajar un disparo lejano de Luque.

Sin embargo, los 'colchoneros' sentenciaron el partido en el minuto 80. Agustín cometió un claro penalti a Cerci. Gabi, un maestro desde los once metros, batió sin problemas al meta rival.

En el tiempo añadido, Cristian Rodríguez anotó el tercero con un disparo lejano, un resultado abultado, aunque digno para un L'Hospitalet que dio la cara.

Temas