Hoy

Ria Ölig y Estefa felicitan a Aina por su gol. :: santa Teresa
Ria Ölig y Estefa felicitan a Aina por su gol. :: santa Teresa

Aina Torres cambia la historia

  • El primer gol en liga de la barcelonesa da la victoria al Santa Teresa frente al Oiartzun y mantiene a su equipo en la Copa

El Santa Teresa no había ganado nunca al Oiartzun. Dos empates y una derrota era su balance ante las donostiarras hasta ayer. Pero ayer, Aina Torres, a pase de Ria Öling, equilibró la cuenta particular entre los dos equipos. Una victoria que pudo ser más amplia, pero que también pudo no ser. Como en ocasiones anteriores, el Oiartzun llegó a los minutos finales del encuentro empujando contra las cuerdas a las extremeñas. Esta vez no hubo gol en el minuto 92 ni en el 94, aunque el colegiado prolongó casi hasta el 96.

Con su endémica falta de gol, al Santa Teresa lo que le queda es sufrir, incluso en los partidos en los que lleva las riendas como el de ayer. Antes del gol de Aina, las pacenses tuvieron el primer córner en el minuto 5, que despejó la defensa local. Minutos más tarde Emi detenía sin problemas la primera acometida del Oiartzun. En el 10, Peke disparó por primera vez a puerta desde fuera del área, aunque el balón se fue alto. En la siguiente jugada, Estefa se adentró en el área y su colocado disparo fue despejado a córner por Ane.

El Oiartzun atacaba por la banda izquierda con incorporaciones de su defensa, cuando el Santa Teresa se adelantó en el 19. Ria, que ayer estuvo muy desequilibrante y dio mucha profundidad a su equipo incorporándose al ataque desde el centro del campo, se fue de varias rivales por el centro y asistió a Aina, que al primer toque superó a Ane. Un gol de calidad por parte de las dos protagonistas.

Tras el gol, el Santa Teresa lo siguió intentando, pero fue el Oirtzun el que asutó con un centro desde la banda de Eztizen que se envenenó hasta tocar el larguero.

Tras la reanudación, Estefa tuvo la primera ocasión en el 55, y la más clara en el 72 a pase de Mireya. Con los cambios agotados, el Oiartzun apretó y pudo empatar, pero la suerte que le acampañó en otras ocasiones cayó del lado visitante, que levantó definitivamente los brazos en el minuto 96.

Con la victoria de ayer, el Santa Teresa sigue octavo con 29 puntos, aunque la séptima plaza que ocupa ahora el Rayo con 31 debería ser suya tan pronto como el Comité de Competición quite tres o seis puntos a las madrileñas por los cinco cambios que hizcieron hace ya dos jornadas ante la Real Sociedad.

El próximo domingo, el Santa Teresa recibe al Zaragoza, décimo segundo con 22 puntos, que ayer ganó al Rayo. Una victoria eliminaría un rival directo y sumaría para las curvas que vienen después.