Hoy

DIVISIÓN DE HONOR

El Diocesano suma un punto de oro ante el Atlético y La Cruz naufraga ante el Getafe

  • Tanto Diocesano como La Cruz Villanovense recibían a dos candidatos al título, pero al final solo el equipo cacereño fue capaz de competir y de puntuar

Cara y cruz para los equipos extremeños en una jornada tremendamente complicada en la División de Honor Juvenil. Tanto Diocesano como La Cruz Villanovense recibían a dos candidatos al título, pero al final solo el equipo cacereño fue capaz de competir y de puntuar.

Excelente el empate del Diocesano ante el Atlético de Madrid (1-1), que llegaba en progresión ascendente y como líder de su grupo en la UEFA Youth League. Suya fue la posesión desde el inicio, pero el buen trabajo defensivo del Dioce obligó a los rojiblancos a buscar el juego directo, donde apenas hicieron daño. Solo Salomón Obama amenazó la portería cacereña en la primera mitad.

Más contundente fue el Dioce en el minuto 36, tras una brillante combinación en la frontal y un último pase de Iván que dejó solo a Viñuela para batir al meta madrileño con la izquierda (1-0).

En la segunda parte el Atleti mostró más iniciativa, pero siguió sin encontrar espacios. Solo fue capaz de llevar la igualada al marcador tras un córner que cabeceó Montero (1-1).

La Cruz-Getafe

La Cruz Villanovense cosechó su octava derrota consecutiva y se complica aún más la permanencia, que ahora queda a 11 puntos de distancia. En esta ocasión cayó a manos del Getafe (1-5).

Como suele ser habitual, el equipo serón volvió a verse condicionado por un tanto en los primeros minutos. Un 0-1 que llegó en el minuto 11 y que fue todo un golazo, con un zapatazo de Lili casi desde el medio del campo que se coló por la escuadra.

A partir de ahí La Cruz bajó los brazos e incluso faltó actitud. Prueba de ello es que los cuatro siguientes goles llegaron de cabeza y tras saques de esquina: 0-2 (m.12, Miguel), 0-3 (m.62, Navas), 0-4 (m.67, Navas) y 0-5 (m.73, Felipe).

La Cruz redujo distancias en el 80 cuando Rodrigo acudió a la presión del meta y el balón le rebotó en la espalda para acabar dentro (1-5).