Hoy

Pablo Ritoré: «Badajoz no valora que tenemos un equipo en Primera»

El presidente del Santa Teresa lleva ya 13 años en el cargo. :: Casimiro Moreno
El presidente del Santa Teresa lleva ya 13 años en el cargo. :: Casimiro Moreno
  • Después de tres años entre los mejores, el Santa Teresa se plantea abrir la puerta a nuevos inversores para seguir creciendo

Pablo Ritoré tiene 52 años y los últimos 13 ha sido el presidente del Santa Teresa. Trece años en los que este comercial pacense ha pasado de dirigir un equipo de fútbol cinco de benjamines, o de mendigar un campo de tierra para que su primer equipo de fútbol once jugara, a ser el responsable de 470 jugadores de 33 equipos federados y 30 zagalines de cuatro y cinco años. De esa gran familia, 135 son jugadoras. «Somos uno de los diez clubes de toda España que tienen equipo en Primera y Segunda», explica orgulloso.

Esta temporada es la tercera del Santa Teresa en Primera. Tres años en los que el equipo ha crecido hasta unos límites que están empezando a pasar factura a Ritoré y su directiva. Un ejemplo. «Hace poco, hacíamos nuestro presupuesto en una hoja de Excell en la que nuestras partidas se contabilizaban al céntimo. Nuestras cuentas de este año las cumplimentamos en la documentación que nos manda LaLiga, y en sus casillas los conceptos se apuntan en miles de euros». Eso es lo que significa ser un equipo profesional.

Pero las casillas del presupuesto no es lo único que ha cambiado en el Santa Teresa. «La llegada de LaLiga y del patrocinio de Iberdrola han traído muchas exigencias nuevas al club. Ahora tenemos un gerente, Julio Rodríguez, una estructura para dirigir el marketing, una empresa que nos lleva la comunicación y las redes sociales, que antes llevaba yo por las noches en casa, una asesoría fiscal y un analista financiero. Nuestro presupuesto se ha duplicado hasta llegar a los 450.000 euros. Necesitamos gente que trabaje para el Santa Teresa las 24 horas del día», detalla Ritoré. Que reconoce que ese presupuesto disparado se sostiene gracias al compromiso de las instituciones. «La Junta y la Fundación Jóvenes y Deporte han doblado su patrocinio, el Ayuntamiento de Badajoz también lo ha aumentado, y la Diputación sigue junto a nosotros». Pero el dinero privado flaquea. «Asisa, la Clínica Extremeña de Salud y Golden Worldwide siguen a nuestro lado, pero el espacio en el pantalón de las jugadoras para un nuevo patrocinador sigue libre», anuncia Ritoré.

No es fácil cuadrar unas cuentas cada vez más largas cuando sólo se consiguen 300 abonados, que pagan 20 euros al año, o cuando el día que más entradas del año se venden no se pasa de las 54 que atrajo el Atlético de Madrid el domingo pasado. Por eso Ritoré dice que Badajoz no valora que tiene un equipo en Primera. «La ciudad no puede tener un equipo en Primera División masculina, pero sí en femenina, pero no lo valora».

Un dulce goloso

«El Santa Teresa hoy es una perita en dulce. Tenemos que negociar los derechos de televisión, los derechos de imagen, los clubes recibiremos un porcentaje de las quinielas y las transmisiones están multiplicando la repercusión para los patrocinadores. Somos un club referencia en Badajoz y lo podemos ser en Extremadura, y eso tiene un valor muy grande. En los medios se habla cada vez más de fútbol femenino y se hablará mucho más». Eso es lo que Ritoré quiere que entiendan los patrocinadores y los aficionados. De hecho, ya hay un grupo de empresarios de Badajoz que han mostrado su interés en entrar en el Santa Teresa, en el negocio que puede suponer el Santa Teresa.

«El equipo necesita un nuevo organigrama», sentencia Ritoré. Un nuevo orden en el que él seguiría presente porque, aunque ya amagó el año pasado con una despedida esta temporada, la idea del nuevo dinero es que él siga aunque ya no será el responsable de conseguir recursos y de las otras treinta cosas de las que se encarga. «Tenemos que ser más profesionales y serán otros los que tengan que buscar el dinero». Precisamente para buscar liquidez y agradecer la que ya llega, el club organizará el 1 de diciembre un encuentro para presentar a un grupo de empresarios de toda Extremadura su proyecto. Bajo el lema de 'Extremadura de Primera', y con la presencia de la delegación en nuestra región de Iberdrola y la directora general de Deportes, entre otros, se hablará de futuro y de fútbol femenino.

Con nuevo dinero o sin él, el Santa Teresa afrontará el año que viene una profunda renovación, también deportiva. «Cuando llegamos a Primera planificamos las tres primeras temporadas. La primera sería la del ascenso, la segunda, que predijimos que sería más dura y lo fue, era la de pensar en mantenerse, y la tercera, que es en la que estamos, es la de la consolidación. Ahora, lo que toca es plantear otros tres años más en lo que lo primero será renovarse, tanto el club como el equipo. Tiene que llegar un cambio generacional porque hay jugadoras que llevan con nosotros seis años, y además, si queremos ser el sexto mejor equipo de España (más alto es difícil subir porque la cima la ocupan clubes de Primera) tenemos que hacer un esfuerzo en la confección de la nueva plantilla y abrir un nuevo ciclo».

Para cerrar este trienio, clasificarse para la Copa de la Reina por primera vez sería un buen broche. «Tenemos equipo para ello, pero nos falta gol. Ya veremos».