Hoy

PRIMERA FEMENINA

Esperando a Peke desesperadamente

Raquel y Sofía felicitan a Estefa tras conseguir el gol del empate del Santa Teresa. :: Pakopí
Raquel y Sofía felicitan a Estefa tras conseguir el gol del empate del Santa Teresa. :: Pakopí
  • Un Santa Teresa sin gol rescata un empate ante un correoso Oiartzun tirando de fe y coraje

Badajoz. El Oiartzun devolvió ayer al Santa Teresa a su realidad. Las pacenses arrancaron la temporada con nueve puntos de 12 posibles. Pero en los tres últimos partidos, sólo han sumado dos empates con mucho trabajo. Ayer tuvo que remontar un 0-2. Un punto y gracias. Un punto que mantiene a las extremeñas séptimas con cinco de aire que las asientan en puestos coperos.

El Santa Teresa lleva 11 goles. Cinco de Estefa, que ayer marcó el empate de penalti, tres de Chica, y uno de Nayadet, Raquel y Sofía. Las teóricas delanteras Sofía y Raquel, sólo han marcado dos goles en siete partidos. Ya han perdido el factor sorpresa que explotaron en el tramo final de la pasada temporada cuando desembarcaron en Primera marcando cuatro tantos entre las dos. Fueron la alternativa a la lesionada Peke. Hoy, la realidad es que Juan Carlos Antúnez está deseando que llegue la próxima jornada, que será dentro de dos semanas, para que la menuda delantera vizcaína vuelva a marcar el camino del gol al Santa Teresa. Será en Zaragoza, otro compromiso delicado porque las mañas son rivales directas.

El de ayer fue un partido de vértigo que podía haber sido una travesía tranquila sin el Santa Teresa hubiera aprovechado las ocasiones que tuvo mientras las donostiarras se mantenían descolocadas. Raquel, muy activa en la primera parte, no llegó por centímetros a una falta que sacó Marisa desde el centro del campo en el minuto 3. En el 14, Estefa intentó un tímido disparo. En el 18, la más clara. Tras un saque de esquina mal botado la pelota llega a Nayadet que dispara desde fuera del área al palo.

La única respuesta de las visitantes fue un cabezazo sin peligro de Joana Arranz a las manos de Manguy en el 21. Ocasión tras las que sus compañeras despertaron para trenzar una jugada, la primera. A la media hora, la bola se movió de banda a banda y con criterio llegó a la cabeza de Irantzu que estaba libre de marca. Una ocasión, un gol. Máxima efectividad.

El Santa Teresa no acusó el golpe y dos minutos después Tomi sacó un córner al que Chica no llegó por centímetros sobre la línea de gol. Maddi también lo intentó antes del descanso, pero si suerte.

Tras el descanso, Antúnez enseñó sus cartas. Entró Sofía por Vania y Mireya por Tomi. Mas pegada y velocidad por banda. Marisa lo intentó desde el medio del campo, pero cuando mejor estaba jugando el Santa Teresa llegó el 0-2 de Eguzkiñe en el 61. Un gol que enrabietó a las locales que buscaron durante la siguiente media hora el empate sin tregua.

Hasta dos goles le anularon a Estefa. Uno por fuera de juego y otro por rematar con la mano. Precisamente después de los dos goles anulados llegaron los que sí subieron al marcador. El primero de Raquel, cuando el partido ya era un ida y vuelta sin concesiones, y el segundo de Estefa, que convirtió un penalti provocado por una mano de una defensa.

En los últimos cinco minutos, volvió a aparecer el fantasma de la derrota en el último suspiro. Con jugadoras de refresco, el Oiartzun se fue arriba y tuvo hasta dos ocasiones de llevarse los tres puntos. Esta vez no lo consiguieron.