Hoy

FÚTBOL

Halil Dincdag, el árbitro que vivió un calvario por su homosexualidad

Halil Dincdag recibe el 'Premio del Respeto'.
Halil Dincdag recibe el 'Premio del Respeto'. / EFE
  • El colegiado turco terminó por ser excluido de la federación turca y ahora lucha por volver a arbitrar

El árbitro turco Halil Dincdag vivió un largo calvario desde que hizo pública su homosexualidad y terminó por ser excluido de la Federación de Fútbol Turca (TFF). El colegiado libra ahora una lucha personal en la Justicia para volver a las canchas. "Creo que ganaré. Lucharé por eso hasta el último aliento", contó en Berlín al recibir el 'Premio del Respeto' de la Alianza contra la Homofobia que le entregó Klaus Wowereit, alcalde de la capital alemana y uno de los políticos gais más famosos de Alemania.

De complexión pequeña y barba cuidada, el árbitro de 38 años lleva días viajando por Alemania y contando una historia que comenzó hace cinco años y sigue aún abierta con su juicio a la federación. Halil Dincdag trabajó como árbitro durante más de diez años en Trebisonda, noreste de Turquía. En el 2008 tuvo que entrar en el Ejército y escuchó todo tipo de historias sobre el trato a los homosexuales. "Abusos, violaciones, incluso hubo suicidios", cuenta.

Para poder darse de baja, reveló su orientación a los médicos. Lo sometieron a revisiones durante semanas, en parte en un hospital militar donde compartía habitación con enfermos psíquicos. Organismos de derechos humanos denunciaron ya en otras ocasiones que el Ejército turco considera la homosexualidad una distorsión mental.

Halil Dincdag fue finalmente relevado por «distorsión psicosexual», pero no pudo volver a dirigir porque la federación no le extendió el contrato. La razón oficial: no tenía suficiente calidad. La TFF no respondió por el momento las consultas de la agencia dpa por el caso.

El colegiado presentó una apelación contra la medida, pero cuando su historia apareció en una revista deportiva comprendió que los medios no lo dejarían en paz y decidió quitar toda opción a rumores y dudas. Y anunció su homosexualidad en televisión.

El paso no mejoró las cosas. Desde entonces perdió también su trabajo como comentarista de radio y envió 150 solicitudes de empleo, todas sin éxito. Perdió muchos amigos que se distanciaron de él y recibió incluso amenazas de muerte.

La situación comenzó a cambiar por fin cuando Halil Dincdag dejó Trebisonda y se trasladó a la cosmopolita Estambul, donde comenzó a trabajar como árbitro en una liga no oficial e hizo nuevos amigos. Su familia, que no sabía de su homosexualidad, le dio todo el apoyo, también financiero. "Hasta hace cinco años tenía una montaña sobre los hombros. Luego me sentí ligero como un pájaro", contó aliviado en Berlín. Tampoco tiene miedo: "Ya no más. Las cosas no podrían ir a peor".

Halil Dincdag comprendió además que estaba acompañado por muchas otras personas que ni siquiera conocía y para las que su lucha se convirtió en una esperanza. "Al principio fue mi problema personal, sólo mío", explicó. Pero cuando su caso se hizo público comenzó a recibir mails y cartas de otros árbitros turcos homosexuales o de deportistas que le contaban su caso y le pedían consejo. "Entonces me di cuenta de que ya no era sólo un asunto mío".

La historia que muchos de esos gais en las sombras viven como propia tendrá un nuevo capítulo el jueves, cuando se celebre una nueva jornada en el juicio de Halil Dincdag a la federación turca.