Hoy

HISTORIAS DEL DEPORTE

Los hijos del fútbol

Mazinho (der) y Romário (izq) acompañan a Bebeto en la celebración que le dedicó a su hijo en el Mundial de 1994
Mazinho (der) y Romário (izq) acompañan a Bebeto en la celebración que le dedicó a su hijo en el Mundial de 1994 / R.C.
  • Algunas de las leyendas del mundo del balón ven cómo sus jóvenes promesas quieren convertirse en estrellas

Mundial de 1994. Estados Unidos. Holanda y Brasil se juegan los cuartos de final. Bebeto, jugador del Deportivo de la Coruña por aquel entonces, anota uno de los tantos de la victoria de la 'Canarinha'. Lo celebró simulando que adormecía a Mattheus, su hijo recién nacido. El delantero no se imaginó que ésto se convertiría en una moda entre los futbolistas que estrenaban paternidad.

Además del ariete, en esa famosa celebración participaron sus compañeros de selección Romário y Mazinho, dúo que hoy ve a sus hijos jugar en Brasil y España. Como ellos, otras de las leyendas del mundo del balón ven cómo sus jóvenes promesas quieren convertirse en estrellas.

De casta le viene al galgo o de tal palo, tal astilla. Refranes difíciles de aplicar en el fútbol aunque hay ejemplos de ello.

Mattheus de Oliveira (7 de julio de 1994) es volante ofensivo. Hijo de Bebeto. Lleva ese nombre en honor a Lothar Matthaus. Era una de las grandes esperanzas de Brasil en el Torneo Sudamericano Sub-20, pero el equipo fue eliminado. Actualmente juega en el Flamengo brasileño.

El caso de Mazinho es único. Tanto Thiago Alcántara (11 de abril de 1991) como Rafinha (12 de febrero de 1993) juegan en la élite aunque defienden selecciones distintas. Al primero le persiguen las lesiones en el Bayern de Múnich. Su fútbol provoca admiración y desesperación a partes iguales. En caso del segundo despuntó como cedido en el Celta y ha regresado al Barcelona. Aún tiene mucho que demostrar.

Romarinho (12 de diciembre de 1990), hijo de Romário, dio el año pasado sus primeros pasos como profesional en el modesto Brasiliense, equipo localizado en Brasilia, la capital del país, y donde su padre ejerce de diputado federal. Rivaldinho, ( 29 de abril de 995), hijo de Rivaldo, campeón del mundo en 2002, juega para el Corinthians a sus 19 años. De momento ninguno de los dos ha conseguido destacar.

Enzo Zidane (19 años) juega de centrocampista en el Real Madrid C, en Tercera División

Enzo Zidane (19 años) juega de centrocampista en el Real Madrid C, en Tercera División / R.C.

Zinedine Zidane tiene continuación a una saga que comenzó en su persona, con tres de sus hijos en las categorías inferiores del Real Madrid. Enzo Zidane (19 años) juega de centrocampista en el Real Madrid C, en Tercera División. Luca Zidane (16) es portero del Juvenil B, que compite en la Liga Nacional y Theo (12), como mediapunta en el Infantil B.

La familia Maldini puede ser de récord Guinnes. En la historia del fútbol no hay demasiados casos de futbolistas de tres generaciones (abuelo, padre y nieto) que hayan jugado en un mismo club importante. Christian es el hijo mayor de Paolo y actualmente milita en el equipo Primavera del Milan. Es defensa como su padre y se maneja bien con las dos piernas.

Ianis Hagi, con 16 años, es el hijo del 'Maradona de los Cárpatos' Gica Hagi, y forma parte de las categorías inferiores del Viitorul Constanta, cuyo primer equipo, que juega en la Primera división rumana, es entrenado por su padre, quien ya ha declarado que es probable que haga debutar a su hijo esta temporada.

En las categorías inferiores del Ajax de Ámsterdam destacan los hijos de dos jugadores que ya salieron de esta mítica cantera: Justin Kluivert de 15 años y Joe van der Sar, de 16, intentan emular a sus padres, jugando en sus mismas posiciones. El talento parece ser cosa de genes.

Justin Kluivert, de 15 años

Justin Kluivert, de 15 años / R.C.

Otro que destaca es Giovanni Simeone. El hijo del entrenador del Atlético de Madrid, de 19 años, juega su segunda temporada como delantero en River Plate. Importante clubes europeos lo tienen en el punto de mira gracias a su trabajo en Argentina.

Jorge González, hijo de Raúl (ex goleador del Real Madrid) fue campeón de Liga sub12 con el Fortuna Düsseldorf, equipo en el que jugó debido a la gran proximidad del estadio con la residencia de la familia. Ahora con 15 años sigue unido en la aventura de su padre, primero Qatar y parece ser que su próximo destino será Estados Unidos.

En España son varios los casos de jugadores que intentaron emular a su padre. Algunos como Sergio Busquets o Xabi Alonso, con sus éxitos tanto con sus clubes como con la selección superaron lo conseguido por sus progenitores: Carlos Busquets y Perico Alonso. Otros, como Adrián González, hijo del mítico Míchel, salido de la cantera del Real Madrid y ahora en el Elche, todavía busca un hueco para intentar llegar a donde su padre.

Curiosamente, ninguno de los grandes históricamente hablando, salvo Cruyff, tuvo un hijo que jugara en el primer nivel del fútbol internacional. Ningún vastago de don Alfredo Di Stéfano jugó al fútbol profesionalmente. El hijo de Pelé, Edinho, fue un portero mediocre que además estuvo involucrado en serios problemas de drogas no hace mucho tiempo. Ninguno de los hijos de Maradona, ni reconocidos ni ocultos, tampoco han llegado lejos en el mundo del fútbol. En cuanto a los hijos de Cristiano y Messi, todavía son muy pequeños para poder valorarlos pero, ¿serán sus vástagos unas figuras como sus padres dentro de unas décadas?.