Hoy

Entrevista

«Tuvimos dos crisis, primero fue el dopaje y luego la económica»

vídeo

Guillén posa antes una conferencia organizada por la Madrid Horse Week. / Virginia Carrasco

  • Javier Guillén, director de la Vuelta Ciclista a España.

  • «Tenemos a Mikel Landa, que va a a ser una gran revelación, a los hermanos Izagirre; hay futuro, hay relevo, pero evidentemente necesitamos más», analiza

  • «Nos fijamos en lo que creemos que el público quiere y de momento la fórmula funciona», asegura sobre el trazado de la ronda ibérica

En la semana en que comenzará el Giro de Italia el director de la Vuelta a España, Javier Guillén, analiza varios aspectos sobre el ciclismo español y sobre la ronda ibérica que este año empezará el 20 de agosto.

En los últimos años ha cambiado el modelo de etapas de la Vuelta a España. ¿Protestan mucho los esprinters por el recorrido?

Sí, se quejan y bastante. Por un lado tienen razón porque somos una carrera que mira al cielo. Nos gusta más la montaña o la rampa que la llegada en llano. En una vuelta de 21 etapas hay sitio para todos, pero nosotros creemos que el espectáculo está en la montaña y tenemos un país muy variado, donde hay una montaña o una cuesta, y queremos aprovecharlo. Nos fijamos en lo que creemos que el público quiere y de momento la fórmula funciona. Si luego hay que cambiarla y dar más entrada a los esprinters lo haremos porque esto no es ningún dogma.

¿Y los especialistas de las pruebas cronometradas como Froome?

A Froome la Vuelta le gusta mucho. Lo que ocurre es que no es fácil venir cuando tienes que hacer y ganar el Tour antes. Por eso es muy de agradecer que el año pasado hiciera el Tour, ganarlo y luego venir a la Vuelta. Es obvio que para un corredor como Froome las contrarrelojs son importantes, pero no hace falta poner tres o cuatro y tampoco una específica para él, porque algo que nunca hará la Vuelta será hacer la carrera para un corredor, ya que eso es un riesgo altísimo. Primero, porque a lo mejor luego no te viene. Segundo, porque le puede pasar algo a la carrera. Tercero, porque no me parece inteligente y es absolutamente injusto para el resto de corredores.

Actualmente sólo hay un equipo español con la licencia World Tour y sólo otro con la Continental. ¿Se está muriendo el ciclismo español?

El ciclismo español está atravesando sobre todo a nivel de equipos y corredores una crisis que sí que posiblemente sea la más importante del ciclismo. España ha sido un productor de equipos y de corredores y aquí sí que la crisis económica nos ha hecho mucho daño porque hoy por hoy dada la necesidad que tenemos de vivir del patrocinio se está sufriendo esa falta de financiación. Aquí hay mucha afición al ciclismo. Esperemos que estemos en la peor época, aunque es verdad que en la peor época hemos tenido a los mejores corredores: Alberto Contador, Óscar Freire, Purito, Alejandro Valverde, Carlos Sastre, Óscar Pereiro... Hemos vivido un gran período, pero es verdad que necesitamos una masa de corredores y de equipos y eso hoy por hoy es el mayor problema, pero esperemos que gracias a la magia de este deporte lo podamos superar.

Pero no se adivina que lleguen nuevas estrellas españolas. ¿Eso preocupa a la Vuelta?

Mucho. Todo lo que le vaya bien al ciclismo español le va bien a la Vuelta. Además, es importante que vengan a la Vuelta. Pero aunque no vinieran si cosechan éxitos es algo de lo que nos beneficiamos porque seguimos la estela. Hemos asistido al mejor elenco de corredores en un mismo período. Nunca ningún país ha podido contar con tantos tan buenos y va a ser difícil de superar. Tenemos a Mikel Landa, que va a a ser una gran revelación y ya es un ciclista consagrado, a los hermanos Izagirre... Hay futuro, hay relevo, pero evidentemente necesitamos más.

Un grupo de favoritos, durante una etapa de la Vuelta.

Un grupo de favoritos, durante una etapa de la Vuelta. / EFE

¿Y qué tendría que cambiar?

Sacar a una estrella es muy difícil. Si vas país por país posiblemente tengas a una estrella o como mucho dos. Sólo puedo ver a Italia con Nibali y Aru. Lo que tiene que cambiar es que Mikel Landa se consagre como uno de los grandes del ciclismo. También es verdad que lo importante es tener ese potencial porque hay algunos que no tienen ni eso. Las estrellas al final tienen que salir. A mí no me preocupa tanto la estrella, que ya vendrá, como sí que haya más posibilidades para la práctica del ciclismo profesional.

Economía

Por otra parte, ¿ha sufrido la Vuelta problemas económicos globales?

La crisis afectó mucho. De hecho, sigue afectando. Tuvimos dos crisis. Primero, una, consecuencia del dopaje, que fue terrible y nos hizo mucho daño, y luego la crisis económica de 2008, que además es una crisis que además afecta directamente a las vías de financiación del ciclismo porque estamos hablando de instituciones en las etapas, de patrocinadores, que es publicidad; y estamos hablando de derechos de televisión. Todas esas vías de financiación son las primeras que recortan las empresas, pero frente a eso hubo una reacción al menos en el caso de la Vuelta y es que teníamos que llevar la imaginación al poder. Eso nos obligar a hacer muchas más cosas con menos, a apostar más agresivamente y al final nos ha permitido tener una Vuelta distinta. Otro tema importante es que hemos sido capaces de entender que no había tanto dinero, había que ajustar mucho los costes y hoy tenemos estructuras ciclistas más racionales. Es una lectura positiva con todo lo negativo que es la crisis.

En algunas carreras se han intentado colocar localidades de pago en la recta final. ¿Han sopesado esa opción en la Vuelta a España?

Siempre hay experimentos pero hay un problema: es un deporte gratuito. No puedes cortar 160 o 180 kilómetros y ponerte a cortar porque el escenario es la vía pública. Yo sí soy partidario de crear algo. Prefiero acabar en un recinto cerrado como hemos hecho en Pamplona en una plaza de toros o salir de ella y ahí establecer la salida o la meta. Sobre eso, llenar un contenido que no sólo sea ver a los corredores. Que haya actuaciones musicales o algún tipo de actividades. Sobre eso quizá sí se podría establecer la taquilla, pero como es un deporte gratuito quebrar esa filosofía a mí me cuesta. Por eso siempre que lo hacemos lo hacemos gratis.

En ese sentido la Vuelta probó en Assen. ¿Cómo lo valora?

La experiencia en circuitos es buena porque concentras a mucho público, ese público está cómodo y permite ver pasar muchas veces a los corredores, que es lo que quieres. El circuito es el paradigma de esa parte que puedes tener cerrada donde puedes poner de manera sosegada lugares donde el público puede estar. Es verdad que no hay taquilla donde físicamente pagas por un asiento pero puedes hacer muchas acciones de 'hospitality' o con clientes o zonas que sí puedes vender, pero va más allá de una butaca, un buen catering, una buena atención. Pagas por algo más que ver.

«Si se han ocultado positivos hay que perseguirlo absolutamente»

Nadal, durante un partido en Hamburgo.

Nadal, durante un partido en Hamburgo. / EFE

Bachelot habló de la lesión de Nadal como una forma de ocultar un positivo, Agassi dijo que la ATP ayudó a tapar el suyo y en su tiempo se acusó a la UCI de esconder otro de Armstrong. ¿Puede ocurrir? ¿Ocurre?

Ocurrir puede ocurrir porque en el terreno de las posibilidades puede ocurrir todo. Hay que ser estrictos en el lenguaje y en las afirmaciones. No cabe apoyarse en rumores y en especulaciones. Lo único que digo es que si existe una evidencia de dopaje, que se ponga de manifiesto. Y no creo que sean los medios de comunicación el lugar donde se tenga que exponer, hay una Fiscalía, hay una Agencia Estatal Antidopaje, que es donde tenemos que poner estos hechos de manifiesto ¿Por qué? Porque el dopaje es una lacra, afecta a la credibilidad del deporte y tan injusto hace un dopaje evidente sancionado y perseguido como que es injusto una sospecha no contrastada porque se le crea un perjuicio tanto a la entidad como al deportista al que se le acusa. Pero es que también produce un efecto de falta de credibilidad porque la gente empieza a sospechar sobre hipótesis que no son verdaderas y y eso también es muy negativo.

Ustedes apartaron a Abraham Olano como director técnico de la Vuelta cuando se le relacionó con el dopaje. ¿Ese debe ser el camino? ¿Siguen en contacto con él?

Hay dos partes. En el caso de Abraham Olano lo que no queríamos era estar un permanente debate de 'dopaje ¿sí? ¿no?' porque tenemos claro que el dopaje es no en cualquier nivel y de cualquier manera. Abraham además en esa causa decidió que quería seguir defendiendo su inocencia, cosa que nosotros nunca hemos prejuzgado. Nosotros lo que hemos dicho es no utilicemos la atalaya de la Vuelta para esto. Se le rescindió el contrato y en magistratura se acordó el despido. Esa es una parte, otra es cómo te debes enfrentar al dopaje. Contra el dopaje no hay ambages ni equidistancias. No y no siempre. Ante la duda lo que tienes que ser es muy estricto porque la imagen se ve absolutamente perjudicada y en eso la Vuelta y ASO siempre han sido un ejemplo. Nunca hemos dudado, nunca hemos hecho una manifestación que pueda dar entrada a comprender cualquier práctica del dopaje, porque si hay dopaje esa práctica deportiva a largo y medio plazo morirá.

¿Se han ocultado casos de dopaje?

No lo sé. Si han tapado positivos por dopaje es un fraude y en mi opinión un delito. Si eso ha existido y existe se tiene que perseguir. Ahí no voy a comprender a nadie. Lo que sí digo es que si se tienen evidencias se pongan de manifiesto. Las posibilidades de que se haga, por supuesto estarán. Ahora, sí se ha hecho, hay que perseguirlo absolutamente.