BTT

El Hermes llerenense con pedales alados

Manu Cordero, durante la Huelva Extrema. :: canofotosports/
Manu Cordero, durante la Huelva Extrema. :: canofotosports

Llegó al Ecopilas hace unos meses y se ha destapado como una de las promesas con mayor proyección en la bicicleta de montaña Con 20 años, Manu Cordero se ha proclamado campeón de España de Ultramaratón en categoría sub-23

MANUEL Gª GARRIDO BADAJOZ.

El joven, ágil y habilidoso Hermes era representado en la mitología griega con unas sandalias y un sombrero con alas que le permitían desplazarse con rapidez para cumplir con los encargos de los dioses, de quienes era su mensajero. Manu Cordero (Llerena, 23-5-1997) ha sido dotado con las virtudes del hermano menor de Apolo. A su tierna edad, 20 años, sus pedales baten el vuelo impulsando con celeridad sus sueños a través de la montaña. Su bicicleta es el auriga que sitúa en el firmamento de la BTT nacional su bisoña constelación.

El pasado 15 de abril se postuló a opositar para dar el salto de promesa a presente del deporte extremeño alzándose en la Huelva Extrema con el Campeonato de España de Ultramaratón en la categoría sub-23. Todo un miura de esta disciplina: 200 kilómetros con algo más de 3.000 metros de desnivel. «¡No vuelvo a hacer una carrera de ocho horas! Ha sido la más dura de mi vida», comentaba al poco de cruzar la meta.

La dureza fue extrema y la fortaleza psicológica para soportar el nivel de sufrimiento, titánica. «La clave es ir diciéndote a ti mismo: 'un poquito más, un poquito más'». Confiesa que llegó extenuado y vomitó al finalizar, padeciendo durante la travesía situaciones críticas. «Estoy muerto». Fue la confesión expiatoria y ávida de complicidad que realizó en el kilómetro 150 a su competidor por el título. «Pensé: si yo me siento así él tiene que estar igual o peor, pero lo está disimulando. En estas pruebas solemos engañarnos mucho». En ese momento, se topó con una recta interminable de unos cinco o seis kilómetros sin dejar de perder contacto visual con su rival, que se alejaba a su espalda, pero que parecía no despegarse. «Como llegue hasta mí me revienta, me repetía a mí mismo. Me dolía el cuello de mirar para atrás», relata. Una prueba únicamente al alcance de los elegidos.

LAS FRASESManu Cordero Corredor de BTT «Veía al segundo y pensé: Como llegue hasta mí me revienta. Me dolía el cuello de mirar para atrás»«El Valle del Jerte es el paraíso, con esas montañas que permiten hacerte puertos de una hora»

Recaló en el Extremadura Ecopilas hace escasamente unos meses. Apenas daba crédito cuando le llegó una publicación de Facebook en la que se anunciaba su fichaje. «Me enviaron un enlace al Whatsapp y vi la noticia sin saber nada. Fue una sorpresa increíble, jamás pensé que llegaría a estar aquí». Todo apuntaba a que esta temporada se enfundaría el culote del GR100 MTB, tras marcharse a Plasencia para estudiar un Grado Superior de Deportes. «Salía a correr con un grupo de gente por diversión, conocí a Rubén Martín (uno de los socios) y pensé que competiría con el equipo de la tienda».

El joven llerenense tiene el privilegio de contar con mentores de la categoría y experiencia de Pedro Romero, Dani Carreño y Susana Alonso. «Me lo ponen muy fácil, a cualquiera le gustaría estar donde estoy. Son un auténtico portento para leer las carreras y me infunden mucha tranquilidad».

Con apenas unos diez años acudía a los JUDEx con su hermano y el club de Llerena. Era su bautismo con la bicicleta. En esas competiciones conoció a Fernando Torres Martín, excorredor profesional de carretera, que se convirtió en su referente y mentor. «Siempre me ha animado, me ha dado muy buenos consejos y ha apostado por mí». Llegó a pertenecer a su equipo, el Fernando Torres Probike. En la Huelva Extrema, incluso, coincidieron en el grupo de cabeza durante varios kilómetros y realizaron tramos de relevos en la Ultramaratón.

Fue el año pasado cuando Manu Cordero destapó el tarro de las esencias. «Me lo empecé a tomar más en serio, me compré una bici, tuve buenas sensaciones y los resultados me acompañaron en las pruebas en las que participé». El Valle del Jerte es su pista de entrenamiento, un enclave a la altura de las divinidades. «Es el paraíso, con esas montañas que te permiten hacerte puertos de una hora; es algo que no tengo en mi tierra».

Open de España de Maratón

Ahora está centrado en el Open de España BTT Maratón (XCM), en el que comparte liderato con Iván Coca de los Ríos, ambos con 350 puntos, conseguidos merced a un primer y un segundo puesto. El extremeño venció en la 15ª Ruta BTT Valverde del Camino y el otro aspirante cosechó el mismo resultado en la 9ª Maratón Capitana Javi Cabeza. Quedan tres pruebas por disputarse, la siguiente será este domingo, 29 de abril, la XII Titán 5 Miles, que tendrá lugar en tierras pacenses, concretamente en Cabeza la Vaca.

El triunfo es su único pensamiento. «Teniendo un día normal puedo ganar, confío mucho en mí. Algunos de mis rivales estuvieron en Huelva y les pude ganar con bastante diferencia».

'El ternerito' o 'el pollo', como le llaman cariñosamente sus compañeros, es, al igual que los grandes genios del deporte, supersticioso hasta el paroxismo. «Manías tengo incluso con la ropa. Necesito ponerme el mismo culote, los calcetines, los guantes... Como estrene algo y me vaya bien tengo que volver a usarlos, si no ya no estoy cómodo».

Con un gen competitivo dominante en su ADN deportivo, Manu Cordero aspira a llegar al nivel profesional y vivir de la BTT. Amén de coronarse en el nacional de maratón, otro objetivo a corto plazo es participar en pruebas UCI para conseguir puntos y entrar en el ranking. Tampoco pierde de vista la modalidad rally (XCO), la joya de la corona de la bicicleta de montaña, donde la explosividad, los cambios de ritmo y el sprint son caballos ganadores, cualidades que describen al extremeño. A nivel nacional, se estrenará en Alcalá de Henares el 2 de junio para probar su nivel en esa disciplina.

El Hermes llerenense busca escribir un nuevo capítulo de sus épicas hazañas. El olimpo de la bicicleta de montaña ha abierto sus puertas y Manu Cordero aprieta los dientes en su ascenso para acceder a él.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos