Hoy

De un equipo extremeño a un campeón mundial

No son casos aislados y este año está siendo especialmente siniestros. Las carreteras españolas le han costado la vida ya a 19 ciclistas y los accidentes en los que milagrosamente no hay que lamentar muertes -como el de Jesús Alberto Ruiz- van en aumento. Una lista variada de deportistas amateurs y profesionales que fuera de nuestras fronteras se amplía en Rímini (Italia) con el atropello de Nicky Hayden, excampeón del mundo de MotoGP que ayer permanecía en estado crítico con serios daños cerebrales. O el de Mike Hall, icono del ultrafondo, que falleció en Australia por el mismo motivo. También en Italia, el ciclista Michele Scarponi fue arrollado por una furgoneta que le sesgó la vida. Hasta el mismísimo Chris Froome, quien denunció recientemente en las redes sociales haber sido atropellado por un conductor que se dio a la fuga.

En España, muy meditático fue el de la mujer que el día 7 de mayo mató en Xabia (Valencia) a tres corredores de un club de triatlón. La Guardia Civil certificó después que la conductora iba ebria y drogada.