Los últimos segundos amplían su maldición

Pablo Bayle tuvo en su mano el triple ganador. :: PALMA/
Pablo Bayle tuvo en su mano el triple ganador. :: PALMA

Pablo Bayle tuvo un triple para ganar a tres segundos para el final tras una remontada imposible

REDACCIÓN PLASENCIA.

Baskonia, Granada, Alicante, Albacete y ahora Cambados. Si el Plasencia hubiera tenido más experiencia o un poquito más de suerte en los instantes finales de esos partidos, seguramente ahora el conjunto de Carlos Díaz no estaría lidiando con los puestos de descenso y tendría un lugar consolidado en los playoffs de ascenso.

74 CAMBADOS

70 PLASENCIA

Cambados
Saunders (18), Bello (5), Jawara (10), Villarejo (9), Orellano (13) -cinco inicial-, Reyes, Estévez (2), Paz, Barros (15) y Poyatos (2).
Extremadura Plasencia
Fuentes (10), Sierra (7), Álvarez (17), Aboubacar (9), Poston (7) -cinco inicial-, Bayle (8), Valge (5), Martínez (3) y Galán (4).
Parciales
18-26, 34-38, 56-58 y 74-70.
Árbitros
Pineda García y Caamaño Muñoz. Sin eliminados.
Incidencias
Complexo Deportivo O Pombal.

El Plasencia solo ha sido capaz de sacar adelante uno de los seis partidos a los que ha llegado con un marcador igualado, algo que sucedió Zamora en la cuarta jornada. Desde entonces la maldición de los últimos segundos se cierne sobre el Plasencia. En Cambados, tras ir 72-65 a 01:13 para el final, Pablo Bayle tuvo un triple librado a tres segundos para hacerse con la victoria. Lo escupió el aro. Segundos antes había anotado uno.

Antes de ese dramático desenlace, el Plasencia fue de más a menos a lo largo del encuentro, quizás influido por la falta de rotación de ese interior que no acaba de llegar. Todos saltaron al parquet aportando, con unos porcentajes más que aceptables que abrían brecha en el primer cuarto (18-26).

El Cambados, gracias a la versatilidad de Saunders, fue poco a poco enjugando una desventaja que llegó a ser de diez (28-38). Al descanso se llegó con 34-38.

El inicio de la segunda parte trajo anarquía en las filas extremeñas y plena efectividad del Cambados desde la línea de tres, que le permitieron voltear el marcador y alternar ventajas con el Plasencia hasta el final del tercer cuarto (56-58).

En el parcial decisivo, falló la producción ofensiva placentina. Pero aun así, con todo perdido con el 72-65, llegó la casi remontada que quedó frustrada por ese triple fallido con 72-70.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos