LIGA FEMENINA

La primera en el Macayo

Jones, en el 'big three' del Al-Qazeres junto a Cooper y Brown. :: a. m./
Jones, en el 'big three' del Al-Qazeres junto a Cooper y Brown. :: a. m.

Las individualidades del tridente americano del Al-Qazeres deciden un encuentro en el que el digno Zamarat supo pelear hasta el final

J. CEPEDA

cáceres. La suma de las individualidades fueron clave ayer en la importante vitoria que el Al-Qazeres consiguió en casa frente a Zamarat (83-72), la primera como local. Un encuentro que fue más ajustado de lo que rezó el marcador final y que fue sentenciado por el tridente americano formado por Alexis Jones, Joy Brown y Shayla Cooper. Esta última con una nueva actuación estelar, tal y como demuestran sus 34 puntos de valoración.

83 AL QAZERES

72 ZAMARAT

Al-Qazeres
Nascimento (6), Alexis Jones (25), Joy Brown (16), Cooper (24) y Montenegro (8) -cinco inicial- Mariona Martín (0), Elena Corrales (0), Forasté (4) y Urbaniak (0).
Zamarat:
Butler (22), Lizarazu (11), Celia García (9), Jenkins (15) y Majstorovic (2) -cinco inicial- López (13) y Lina (0).
Marcador:
17-22, 39-45 (descanso), 62-65 y 83-72 (final).
Árbitros:
Lucas de Lucas y Langa de Martín. Majstorovic, eliminada por faltas personales.
Incidencias:
550 espectadores en el Serrano Macayo. Antes del encuentro ambos equipos posaron para conmemorar la lucha contra el cáncer de mama.

No tardó Alexis Jones, que debutaba en el Serrano Macayo, en evidenciar que está llamada a asumir responsabilidades en el equipo, jugándose en el primer balón que cogió un triple que escupió el aro por puro azar. Luego, en su segundo intento, esta vez con un tiro de dos, la norteamericana estrenó no solo su cuenta anotadora, sino también la de su equipo.

Con una gran Shayla Cooper en los minutos iniciales, y a pesar de no coger grandes rentas en el electrónico, el Al-Qazeres comenzó a coger el bastón de mando desde el principio. Sin embargo, algunas concesiones defensivas y una técnica pitada al banquillo cacereño favorecieron que las zamoranas, lejos de dejarse llevar, se marchasen venciendo por cinco puntos de diferencia al final del primer cuarto (17-22).

Con las mujeres de la rotación cacereña en pista, el Al-Qazeres no pareció mejorar en demasía. Con el paso de los minutos eran Esther Montenegro y las individualidades de Jones las que mantenían con vida al conjunto extremeño, con alguna puntual colaboración de Shayla Cooper, quien parece ir adaptándose a la competición con solvencia. No obstante, Zamarat consiguió con un triple de Jenkins, el segundo consecutivo para las visitantes, elevar la diferencia a la barrera psicológica de 10 puntos (31-41) a apenas dos minutos para llegar al descanso. Unos dígitos que a continuación las cacereñas supieron reducir al 39-45 con todo por decidir.

Tras la reanudación, la conexión entre las jugadoras americanas del Al-Qazeres, quienes pusieron varias velocidades más al encuentro, propició que de salida las locales consiguiesen dar la vuelta al marcador en menos de dos minutos de juego. Con Cooper como estandarte, bien distribuida por Jones y Brown, las de Jacinto Carbajal no veían recompensado su trabajo con un Zamarat que logró mantener su hilo vital desde la línea de los 6,75 metros y también gracias a la incisiva y talentosa Butler. Una especie de ruleta rusa que permitió a las de Lucas Fernández mantener una renta de tres puntos (62-65) a falta de disputarse los diez últimos minutos de juego.

Lejos de dar solución de continuidad a las buenas sensaciones ofensivas evidenciadas en el tercer cuarto, las locales comenzaron a precipitarse en los primeros instantes. Fue entonces cuando Carbajal dispuso que fuese Alexis Jones la que asumiese las funciones de base, dando entrada también a Elena Corrales para labores de contención defensiva. Se favorecía así que Jones emprendiese una particular lucha en solitario contra el mundo para intentar ver aro contrario. La propuesta tuvo sus frutos, hasta el punto de que la propia Jones, con un dos más uno, puso el 69-67 a falta de cuatro minutos y quince segundos.

De nuevo con Nascimento en pista como 'playmaker', también salieron a relucir los galones nacionales con Esther Montenegro para ampliar la renta, aunque fue Alexis Jones con un triple a falta de poco menos de dos minutos y medio la que comenzase a romper el encuentro, instaurando el 76-69. Con Zamarat tocado y hundido, luego también hubo lugar para la 'frivolité' en unas últimas acciones que sirvieron para cerrar la victoria cacereña por 83-72. Un triunfo más individualista que coral, pero igual de válido.

Fotos

Vídeos