LEB PLATA

Al Plasencia solo le queda rezar

Álex Galán recibe la falta de Carlos Poyatos. :: PALMA/
Álex Galán recibe la falta de Carlos Poyatos. :: PALMA

Perdió su 'final' y ahora solo le vale ganar sus dos últimos partidos y que fallen Murcia, Cambados o Baskonia

REDACCIÓN

El Extremadura Plasencia está muy cerca de la Liga EBA. Tenía en su mano la posibilidad de encarrilar la permanencia. Lo tenía todo de cara: ante un rival directo y en crisis de resultados, con un pabellón con una gran entrada y con el resto de resultados de la jornada que le eran favorables. Sin embargo, eligió ofrecer su peor imagen en casa y conceder una derrota a Cambados (70-83) que le pone en una situación muy complicada.

Por delante solo quedan dos jornadas. Para apurar sus opciones de salvación, está obligado a ganar en la cancha de otro rival directo como el Agustinos y en La Bombonera a un Ávila que ya ha asegurado su presencia en los playoffs. Pero aparte de eso, necesita que o Cambados o Murcia pierdan sus dos partidos o que Baskonia pierda uno de ellos.

Son matemáticas que son posibles. Sin embargo, la imagen, el juego y las sensaciones que ofrece el equipo no son en absoluto esperanzadoras. De nada ha servido la llegada de Dani García, ya que no solo se repiten los mismos 'vicios', sino que estos se han ampliado. La rotación es de apenas siete jugadores y un hombre que marcaba las diferencias en la competición como Seydou Aboubacar apenas tiene presencia en pista.

De eso se quejó Dani García tras acabar el partido, de la tremenda inferioridad del Plasencia en el juego interior. Sin Seydou en cancha, el Cambados se encontró con un partido plácido y controlado en todo momento.

La tercera de Fernando Sierra antes del descanso también condicionó las opciones placentinas, pues fue el único jugador con cierta alegría para revolucionar un encuentro en el que Adrián Fuentes, que cumplió, no tuvo su mejor día en el tiro.

Y así y todo el Plasencia se sobrepuso a su mal arranque. Incluso se retiró con ventaja al descanso (38-37). En la reanudación se pudo ver la peor versión del Plasencia en toda la temporada, sin ánimo de exagerar. Ni hubo recursos dentro de la cancha ni fuera de ella.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos