LEB PLATA

Al Plasencia le falta físico para tener opciones en Ávila

Llegó a mandar en el último cuarto, pero las limitaciones de Seydou y la lesión de Sierra castigaron a una rotación de ocho hombres

JUAN CARLOS RAMOS

PLASENCIA. Ocho jugadores y un solo interior puro. Y el único que hay se encuentra terriblemente condicionado físicamente. El Plasencia sigue jugando a la ruleta rusa y en esta ocasión, en el tambor del revólver, se encontró con una bala que le mandó al suelo.

78 AVILA

0 PLASENCIA

Ávila
Harold Cazorla (6), Kyle Hittle (27), Guillermo Mulero, Sidao Santana (13), Njegos Sikiras (2) -cinco inicial-, Alexander Bak (5), Aramburu (12), Ignacio Ballespín, Mathew Wilson (7) y Berni García (6).
Extremadura Plasencia
Seydou Aboubacar (6), Mario Álvarez (7), Fernando Sierra (6), Miguel Martínez (17), Adrián Fuentes (21) -cinco inicial-, Álex Galán (4), Dylan Poston (5) y Pablo Bayle.
Parciales
19-16, 38-28, 53-49 y 78-66.
Árbitros
García González y Lizana Moreno.
Incidencias
Múltiples Carlos Sastre.

El equipo placentino cosechó una nueva derrota a domicilio en Ávila que le impide dar el salto de calidad en el cierre de la primera vuelta. Un tropiezo esperado por la falta de recursos humanos que le hace ver que su objetivo es mantener la categoría y no luchar por meterse en puestos de playoffs.

El partido arrancó realmente bien para los intereses placentinos, coincidiendo con la frescura de su cinco inicial (5-12 m.5). Cuando un renqueante Seydou se fue al banquillo, la falta de kilos dentro de la pintura permitió al Ávila encontrar numerosos aclarados, anotar fácil y voltear el tanteo por primera vez al final del primer cuarto (19-16).

La sangría visitante se extendió hasta el ecuador del segundo periodo. Un parcial de 17-0 allanó el camino del triunfo para el Ávila (29-16) y le mostró a Carlos Díaz que las opciones de su equipo pasaban por exprimir a Seydou sobre el parquet. Con el marfileño en pista, el Plasencia volvió a anotar, pero asumió que estaba en inferioridad con Santana por dentro y decidió sacar el balón al perímetro. Con 38-28 se llegó al descanso.

El Plasencia no disimuló su apuesta por el tiro exterior tras la reanudación. Ni siquiera renunció al carrusel de triples cuando iba 49-35 abajo. Pero entonces apareció la mejor versión de Fuentes para ir acortando la desventaja y lograr ponerse arriba otra vez en el inicio del último periodo (55-56).

A esas alturas de partido ya estaba Fernando Sierra sentando en el banquillo por una torcedura en su pierna izquierda. Con el madrileño y Seydou viendo el partido desde el lateral, el cinco que encajó ese 17-0 estaba obligado a pelear por la victoria.

Carlos Díaz apostó por defender con una zonal 2-3 muy frágil, que concedía una y otra vez lanzamientos librados. Quién sabe si por la falta de piernas de su equipo o confiando en los discretos porcentajes acumulados de su rival a lo largo de la temporada. Eso, y la tardanza en rectificar, le costó el partido al Plasencia. Kyle Hittle se puso las botas ante un regalo tan inesperado y brindó al Ávila una victoria imprevisiblemente plácida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos