LEB PLATA

Partidazo y de nuevo tragedia final

El Plasencia tuvo en sus manos la victoria en la cancha del líder, que se llevó el partido tras un palmeo casi sobre la bocina

JUAN CARLOS RAMOS

PLASENCIA. Se jugó como nunca y se perdió como siempre. Como siempre que llega con el marcador ajustado a los últimos segundos. El Extremadura Plasencia tuvo contra las cuerdas al Covirán Granada, líder de la LEB Plata, pero volvió a besar la lona por su maldición con los últimos segundos. Con 67-67, en la penúltima posesión, Adrián Fuentes falló un triple para ganar. Y a décimas para el final, no supo cerrar un rebote, y Devin Wright palmeó y sacó un tiro adicional que tiró al limbo para cerrar el partido con 69-67.

69 GRANADA

67 PLASENCIA

Covirán Granada
Bortolussi (2), Germán Martínez, Manu Rodríguez (9), Ferrán Torres (1), Carlos de Cobos (11) -cinco inicial-, Alejandro Marín (8), Eloy Almazán (6), Carlos Corts (4), Devin Wright (26), Nguirane y David Iriarte (2).
Extremadura Plasencia
Adrián Fuentes (19), Fernando Sierra (12), Mario Álvarez (5), Aboubacar (10), Dylan Poston (3) -cinco inicial-, Michael Mendes (4), Pablo Bayle, Miguel Martínez (6), Álex Galán (6) y Rafa Casanova (2).
Parciales
13-19; 33-35; 49-51; 69-67.
Árbitros
Martínez Silla y Langa de Martín.
Incidencias
Pabellón de los Deportes.

Antes de ese fatal desenlace, el Plasencia completó un partido de mucho mérito. Lideró el marcador durante casi todo el partido gracias a su gran defensa. Y eso que muy pronto Seydou se vio condicionado por dos faltas. El pívot tuvo que gestionar su presencia en el campo, entrando cuando al Plasencia le costaba anotar y saliendo cuando cometía nuevas personales. Con 13-19 se cerró el primer cuarto, pero un parcial local de 12-0 devolvió la igualdad al electrónico al descanso (33-35).

En la reanudación, el Granada pareció meter tierra de por medio con tres triples seguidos de Manu Rodríguez. Solo fue un espejismo, porque los andaluces estuvieron a punto de tirar el partido por sus malos porcentajes de tiro. Solo les salvó las segundas y terceras opciones que les dio sus 21 rebotes ofensivos. Con Adrián Fuentes tirando del carro en la parcela anotadora en el último cuarto, era normal que la última bola se la jugara el malagueño. Llevaba 5 de 10 en triples, pero no pudo sumar el sexto y el resto ya es historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos