LIGA FEMENINA

Parón sin 'premio' para el Al-Qazeres

Shayla Cooper, en el encuentro del pasado sábado. :: opta/
Shayla Cooper, en el encuentro del pasado sábado. :: opta

El equipo extremeño no descansa pese al paréntesis copero y ya trabaja para pulir errores

J. CEPEDA CÁCERES.

Si el deporte siempre da una oportunidad para resarcirse, el Al-Qazeres tendrá que esperar esta vez más de la cuenta. El parón liguero motivado por la disputa de la fase final de la Copa de la Reina, que tendrá lugar desde este viernes y hasta el domingo en Zaragoza, hará que las mujeres dirigidas por Jacinto Carbajal no regresen a la escena competitiva hasta la próxima semana.

En esta ocasión, el paréntesis copero no ha sido sinónimo de vacaciones para la plantilla del equipo cacereño, que está continuando durante estos días con su rutina habitual de trabajo.

En el punto de mira está el partido que las extremeñas afrontarán el viernes día 26 de enero en el pabellón Juan Serrano Macayo frente al Sant Adrià (20.45 horas).

Por ello, estos días de trabajo serán una buena ocasión para que el plantel analice de forma reposada los dos últimos resultados negativos, especialmente el traspié protagonizado en la cancha de Cadí La Seu, donde las de Jacinto Carbajal tuvieron una jornada aciaga en la faceta ofensiva, quedándose tan solo en 39 puntos al término de los 40 minutos de juego para acabar cediendo por 70-39.

Objetivos prioritarios

Entre los objetivos prioritarios del conjunto cacereño está el acoplamiento de Brooque Williams, de quien se espera que pueda servir como bisagra para el buen funcionamiento del equipo en lo colectivo. A ello, la escolta habrá de sumar su talento individual para posicionarse como una de las principales amenazas para los rivales. La estadounidense anotó el pasado sábado 15 de los 39 puntos de un equipo que sigue echando en falta un paso hacia adelante de otras jugadoras, al margen de piezas como Cooper y Brown.

Instalado en la actualidad en tierra de nadie, con cinco partidos de colchón respecto a la zona de descenso y a dos de alcanzar puestos de playoffs por el título, en el Al-Qazeres nadie quiere quedarse en pleno mes de enero sin alicientes competitivos.

Por ello, el partido frente al Sant Adrià, un equipo al que las cacereñas ya lograron vencer en la primera vuelta en tierras catalanas, será una buena prueba de fuego para calibrar las posibilidades reales de un Al-Qazeres que aún no ha dicho su última palabra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos