Hoy

all-star

Curry salda cuentas pendientes en la noche de LaVine

Stephen Curry.
Stephen Curry. / BOB DONNAN
  • El base de los Warriors logró su primer concurso de triples tras tres intentos fallidos al imponerse en la final a su compañero de equipo, Klay Thompson

  • En los mates, el novato de los Timberwolves dejó boquiabierto al público del Barclays Center con algunas acciones de antología

El 'fin de semana de las estrellas' se estructura de manera ascendente: comienza con el partido de novatos, sigue con el sábado de concursos y cierra con el gran evento, el 'All-Star'. Los protagonistas del segundo día son, sin duda, los triples y los mates. Comenzaron tibios los lanzadores de tres, con porcentajes muy pobres en los primeros carros y reservándose para los 'tricolores', que puntúan el doble. Cayó el gran favorito, Kyle Korver, a las primeras de cambio, pero el nivel de los participantes era tan alto que no podía haber 'intrusos' en la final.

A los 25 lanzamientos finales llegaron tres jugadores: Kyrie Irving, ganador del certamen en 2013, y los 'Splash Brothers', Stephen Curry y Klay Thompson. Los aspirantes eran tres artilleros, tres bases anotadores que podían entrar en racha fácilmente; y precisamente una racha resolvió el concurso. Los 13 lanzamientos consecutivos que anotó Curry y que le permitieron llegar hasta los 27 puntos fueron los que, a la postre, le dieron la victoria. De esta manera, el base de los Warriors consiguió, al cuarto intento, alzarse con el premio al mejor triplista del 'All-Star'.

En los mates el nivel era, a priori, muy inferior. Tres jugadores de segundo año y un novato se disputaban suceder a John Wall como mejor 'matador' de la NBA. Fue finalmente el más joven de los tres, Zach LaVine, el que se impuso al resto en una actuación descomunal que catapultó al jugador de los Timberwolves, con un papel muy secundario en la plantilla de Minnesota, al primer plano de la liga.

Desde el principio solo hubo dos verdaderos contendientes. Mason Plumlee y Giannis Antetokounmpo no ofrecieron prácticamente nada en sus dos primeros intentos y dejaron el concurso servido para que el ex de UCLA y Victor Oladipo se jugaran la final. El de los Magic arrancó el concurso con una puntuación perfecta de 50 en un mate con un giro de 360º resuelto de espaldas al aro. Fue lo más destacable de la participación de Oladipo que bajó el nivel después de esa primera actuación. No lo hizo así su rival, que destrozó los pronósticos con dos mates estratosféricos, uno pasándose el balón por debajo de las piernas y otro haciendo lo propio por detrás de la espalda. En la final, LaVine siguió mostrando su capacidad de salto y su habilidad para mover el balón en el vuelo y se aseguró el título como mejor 'matador' y un hueco en el rincón de los mejores mates de la historia del concurso.