LIGA FEMENINA 1

Monty: «Existe un trabajo feo que no se ve y hay que valorarlo»

Esther Montenegro. :: J. REY/
Esther Montenegro. :: J. REY

La pívot del Al-Qazeres se muestra contenta con la marcha del equipo y destaca la fortaleza del grupo por encima de las individualidades

J. CEPEDA CÁCERES.

Si bien es cierto que el portentoso 'big three' del Al-Qazeres es el que suele colgarse las medallas, el equipo dirigido por Jacinto Carbajal es mucho más que el buen hacer de Shayla Cooper, Alexis Jones o Joy Brown. Así al menos lo entiende una de las voces más contrastadas del vestuario cacereño, como es Esther Montenegro (Las Palmas de Gran Canaria, 26 de noviembre de 1982). En plena madurez profesional, y después de haberse curtido batallando con las mejores interiores en la élite, Monty está viviendo su segunda etapa en la misma ciudad en la que, entonces en las filas del extinto Femenino Cáceres, inició hace casi una década y media su primera experiencia profesional lejos de casa: «En lo personal está siendo un año muy positivo porque estoy aportando al equipo y estoy muy cómoda. Las chicas me lo han puesto muy fácil y, como siempre digo, me han tratado como una reina». Además, la pívot canaria sostiene que aún hay tiempo para ofrecer la mejor versión de sí misma.

Tanto Monty como el resto de sus compañeras se incorporaron el pasado lunes a los entrenamientos y ayer se ejercitaron en sesión doble para retomar el óptimo tono competitivo tras la semana de descanso disfrutada por el parón liguero. Una brega semanal que, a su juicio, es parte imprescindible para que las americanas puedan brillar: «Existe un trabajo feo que no se ve y hay que valorarlo. Somos un equipo», defiende refiriéndose al trabajo que ponen a diario todas las jugadoras del plantel para poder completar buenos entrenamientos.

Con cuatro partidos en la saca y tres derrotas para las cacereñas, ¿puede haberse quedado pequeño el objetivo de la salvación? Esther Montenegro se muestra comedida y huye de discursos que puedan quedar en papel mojado: «El objetivo que nos han puesto desde el club es la permanencia. Y luego, a partir de ahí, soñar poco a poco... No voy a decir nada más (sonríe)».

Para consolidarse en la zona media alta de la tabla, las extremeñas tendrán una oportunidad de oro este próximo domingo frente al colista Estudiantes en el Antonio Magariños de Madrid. Una cancha donde las jugadoras del Al-Qazeres ya consiguieron vencer en el 'Open Day' de la jornada inaugural frente a Campus Promete. El encuentro contra el conjunto colegial, que aún no ha logrado estrenar su casillero de victorias, es para Esther Montengro una especie de partido trampa ante un adversario con poco que perder: «Ellas saldrán sin miedo, por lo que nosotras tendremos que salir concentradas para darlo todo e intentar conseguir la victoria». Una encomienda en la que ya no participará la alero polaca Marta Urbaniak, toda vez el club decidió la pasada semana no renovar su contrato temporal de vinculación a la entidad.

Con tres partidos de colchón respecto a la zona de descenso y empatado a victorias con el sexto clasificado, el Al-Qazeres depende de sí mismo para repetir la gesta del pasado año y colarse en la Copa.

Fotos

Vídeos