'LeBrondependencia' en Cavs

LeBron James, a aro pasado ante Indiana en el segundo partido de la serie. :: getty images / cavs.com/
LeBron James, a aro pasado ante Indiana en el segundo partido de la serie. :: getty images / cavs.com

Sus 46 puntos igualan la serie ante Indiana pero evidencian que su equipo le necesita más que nunca; Calderón aporta cinco puntos

Marco A. Rodríguez
MARCO A. RODRÍGUEZBadajoz

El Barcelona de fútbol depende de Messi. Nadie lo duda. Su enemigo, al que le juega con el cuchillo entre los dientes, algo similar con su astro portugués CR7, aunque quizá el Real Madrid goce de un peldaño menos de supeditación. Los Bulls de Michael Jordan de la inspiración del mítico número 23, los Celtics de los años 80 de Larry Bird,... Los Cavs rezan cada noche para que LeBron James no sufra el mínimo daño físico pues la 'LeBrondependencia' se ha agigantado. La diferencia con los clubes mencionados estriba en que sus estrellas estaban muy arropadas por planteles campeones, mientras que los de Ohio habitan a expensas de cada heroicidad del autoproclamado 'Rey'. Sus 46 puntos -con 17 de 24 tiros- en la madrugada de este jueves salvaron a su franquicia (100-97) de los emergentes Pacers, que comenzaron flojos pero acabaron atemorizando al Quicken Loans Arena. El líder y compañero de Calderón puso el 1-1 en una brillante serie que ahora se traslada a Indiana, el estado más baloncestístico de USA.

Allí aguarda un auténtico infierno a las huestes lebronianas, que tendrán que aumentar su producción para al menos robar una cita y plantarse en Ohio de vuelta con al menos un 2-2. Sólo 15 de Love y 12 de Korver. Los demás no pasaron de cinco o seis puntos.

Los primeros compases del segundo partido son la prueba del algodón de este argumento. Cleveland salió mordiendo, con más despliegue defensivo que en el estreno de los playoffs y con un descomunal LeBron. 16-0 fue el parcial inicial con golpe en la mesa implícito. Esos 16 puntos llevaron la firma del jugador nacido en Akron, que salió con ganas de finiquitar cuanto antes. Además, los locales se aprovecharon de la ausencia de Oladipo, castigado con dos faltas bastante rigurosas en un minuto, especialmente la segunda. Lue sorprendió con Korver de titular, dejando en el banquillo a un Jeff Green desaparecido en la derrota del domingo. Los Cavs retuvieron la ventaja, que se fue al 26-8 a falta de 4.34 para la pausa entre cuartos, a la que se llegaría con un ilusionante 33-18. José Calderón fue el primer reserva en saltar al parqué y lo hizo bien de entrada, acertando con el primer lanzamiento triple intentado.

El extremeño aguantó tres minutos más en el segundo periodo, donde la reacción emprendida por Myles Turner tuvo continuidad en los Pacers de la mano de Víctor Oladipo. Los amarillos se acercan 38-31 y da la sensación de encuentro más abierto. Kevin Love quiso sostener el resultado durante el descanso de James, pero actuó mermado. Primero se le vio dolorido de un tobillo al pisar mal. Después las manos a la espalda en un gesto que ya casi ha patentado y, por último, golpe en la rodilla que le dejó casi cojo. Estará tocado para el tercero pero se cree que jugará. Si él no suma los Cavs sufren porque ya no está el salvador Irving. Korver se animó desde los siete metros y convirtió varios seguidos. Es incluso mejor tirador que el de Villanueva, así que imaginen cómo dispara. Al descanso, 58-46 con 29 puntos de LeBron, la mitad de lo registrado por Cleveland.

En el tercer cuarto Lue vuelve a llamar a Calderón y lo hace pronto, con 8 minutos todavía para el final de este tramo, pero el extremeño comienza con mal pie y una pérdida de balón en una emboscada de la férrea defensa exterior de Indiana. Después lo arreglaría en una entrada a placer tras pase de LeBron en la que sorprendió a todos para firmar su quinto punto. Ya no anotaría más pues falló los otros dos triples intentados y añadió un robo a sus 13 minutos. Oladipo seguía haciendo daño. JR Smith no podía con él y LeBron culmina el periodo con 35 puntos para el 74-67.

El último cuarto amanece con un peligroso 78-74. LeBron a pista tras el minúsculo descanso. Son 40 minutos o más por noche y ya no es un chaval. Demasiado desgaste cada dos días y medio pese a su extraterrestre físico. A 50 segundos del bocinazo los Pacers hacen sonar las alarmas con el 95-92. Pero Oladipo falla un triple decisivo y Lebron mata el encuentro desde la línea de personal alcanzando una tarjeta de 46 puntos y 12 rebotes. Mala señal si debe vestirse de superhéroe en primera ronda. Demasiado pronto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos