Lebron conduce a Calderón a su primera final de conferencia

Calderón, junto a Lebron James en el momento de los himnos. :: cavs.com/
Calderón, junto a Lebron James en el momento de los himnos. :: cavs.com

Los mejores Cavaliers de la temporada aplastan a los Raptors 4-0 apoyados en su gran estrella; Boston, probable escollo antes de pelear el título

MARCO A. RODRÍGUEZ BADAJOZ.

La madrugada anterior al sexto cumpleaños de su hijo Jaime, José Manuel Calderón cumplió uno de sus sueños en su aventura NBA: pelear por el 'Anillo'. De la mano del mejor jugador del planeta, Lebron James, los mejores Cavs de la temporada se han plantado en la final de la conferencia Este, el paso previo a verse las caras, lo más probable, contra los Warriors. Ahora que su carrera se acerca al ocaso, con apariciones y desapariciones de la rotación de la franquicia de Ohio, le llega al base extremeño su primera gran ocasión de conquistar un hito en la mejor competición del mundo, al menos ser campeón de uno de los dos lados del vasto país. Si hace diez días el de Villanueva de la Serena celebraba su primera eliminatoria de playoffs ganada, ahora da un paso más con su aparición en una final del Este, algo inaccesible para sus antiguos destinos de Raptors, Pistons, Hawks o Knicks.

En el futuro, Calderón podrá contarle a Jaime y a sus otros dos hermanos que compartió vestuario con uno de los dueños de la historia de este deporte, un Lebron en modo Michael Jordan que ha demolido todo tipo de estadística en lo que llevamos de playoffs para eliminar, el solito, a Indiana. También a Toronto Raptors, aunque en esta segunda ronda sí ha estado acompañado, entre otros por un Kevin Love que ahora sí recuerda al de los excelentes números de Minnesota. Cleveland, con su victoria la pasada noche en el cuarto partido por un aplastante 128-93, fulmina 4-0 a Toronto, que tiene un gigantesco problema psicológico ante su verdugo de estos cuatro años. Desconocidos Raptors, que finalizaron como primeros de conferencia en la 'regular season', pero cuyo sometimiento una vez más cuando llega la hora de la verdad es preocupante.

Un cuarto encuentro que apenas tuvo emoción. La justa de un marcador que no reflejaba en los cuartos iniciales la superioridad anímica de los subcampeones de la NBA, un equipo que va de menos a más y que atraviesa su momento más dulce contra todo pronóstico. El propio Lebron James salió al paso ayer para defender a unos compañeros a los que los medios estadounidenses habían enterrado. Y con razón, porque la campaña dejaba mucho que desear. Basta recordar el sufrimiento ante unos Pacers que les forzaron hasta el séptimo partido.

Al 'Rey' se le ve ahora exultante, sabedor de que tiene mimbres para vencer al hipotético rival de la final del Este, Boston Celtics, con clara ventaja 3-1 sobre unos decepcionantes Sixers, incapaces de doblegar a un adversario plagado de bajas. Firmó 29 puntos, 11 asistencias, 8 rebotes y 2 robos y contempló la ayuda de Love (23 puntos), Korver (16) o J.R. Smith (15). Calderón pudo disputar ocho minutos del último periodo para sumar dos puntos, un rebote y una asistencia, sustituyendo a un Lebron que pareció dirigirse a él para que saltara a la cancha. «El equipo ha estado muy bien cuatro partidos seguidos. Seguimos mejorando. Seguimos ayudándonos. Ganamos a un muy buen equipo», afirmó el baloncestista serón en su Instagram satisfecho porque este año no regresará pronto a Extremadura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos