LEB PLATA

El Plasencia sale otra vez del descenso

Seydou, ante Asanin. :: PALMA/
Seydou, ante Asanin. :: PALMA

El equipo placentino se llevó una victoria muy cómoda ante el colista antes de iniciar la parte más dura del calendario

JUAN CARLOS RAMOS

PLASENCIA. El Extremadura Plasencia sigue haciendo la goma. En esta ocasión, para salir de los puestos de descenso. Una escapada hacia adelante gracias a su clara y merecida victoria sobre el Aquimisa Zamora (93-81), que le permite iniciar el Tourmalet (Granada-Morón-Alicante-Hospitalet-La Roda) quitándose cierta presión de encima.

93 PLASENCIA

81 ZAMORA

Extremadura Plasencia Fuentes (6), Sierra (23), Mario Álvarez (11), Aboubacar (19), Poston (16) -cinco inicial-, Bayle, Mendes (2), Miguel Martínez, Casanova (6) y Álex Galán (10).
Aquimisa Zamora
Cardito (2), Asanin (2), Hansen (22), Méndez (7), Ervin (14) -cinco inicial-, Iza (6), Libroia (20), Xavi Hernández (8), Veenstra y Arriaga.
Parciales
23-16, 46-34, 79-57 y 93-81.
Árbitros
Carpallo Miguélez y García Parejo.
Incidencias
Pabellón Ciudad de Plasencia, 400 espectadores.

El Plasencia volvió a demostrar en casa que es un equipo diametralmente opuesto al que comparece fuera de La Bombonera. Cierto es que delante tenía a un colista que solo ha sumado tres victorias, pero la forma de imponerse fue solvente, autoritaria y, en muchas fases, brillante. Se llevó un partido de manera más plácida de lo que se podía prever.

El Zamora apostó por ir a un partido de guarismos altos y en esas se olvidó de defender. Asanin, que parecía que podía plantar cara a Seydou, rápidamente se puso con dos faltas. Y su gran artillero, Chris Hansen, también se vio condicionado pronto con dos faltas y tuvo que descansar en el banco más de lo deseado.

Los que mejor supieron sacar tajada de esa defensa tan blandita fueron Fernando Sierra (21 puntos en los primeros veinte minutos) y Seydou Aboubacar, que demostró ser uno de los pívots más determinantes de la LEB Plata si le respetan las lesiones. Con 23-16 se cerró el primer cuarto.

El segundo parcial fue más de lo mismo, con un Fernando Sierra portentoso en el perímetro y las penetraciones y un Seydou solo parable a través de faltas. Con 46-34 se llegó al descanso.

Tras la reanudación, el Zamora hizo un amago de remontada tras verse con 15 abajo (49-34). Carlos Díaz recondujo la situación con un tiempo muerto y una técnica al entrenador visitante Saulo Hernández hizo el resto. El Plasencia dejaba el partido sentenciado con una máxima de 22 puntos (79-57).

En el último periodo el Zamora tiró de orgullo y por primera vez se puso a defender, al tiempo que jugadores franquicia como Chris Hansen o Brett Ervin comenzaban a encontrar aro con fluidez. Solo Álex Galán parecía creerse el órdago del Zamora y mantuvo el carácter competitivo. Los zamoranos pasaron de 22 a 8 a dos minutos para el final (85-77), demasiado poco tiempo para que el Plasencia pudiera ponerse nervioso o temer por una victoria que le saca de los puestos de descenso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos