LEB PLATA

Coronando el Tourmalet con la bici pinchada

Adrián Fuentes ya jugó lesionado en Morón. :: PALMA/
Adrián Fuentes ya jugó lesionado en Morón. :: PALMA

El Plasencia recibe al Alicante con las lesiones de Adrián Fuentes y Mario Álvarez, sus dos mejores jugadores

JUAN CARLOS RAMOS PLASENCIA.

Ha caído muy a trasmano al Extremadura Plasencia esta jornada entre semana, la que debe poner fin a la parte más complicada del calendario. No solo porque el correctivo sufrido el pasado sábado en Morón de la Frontera está demasiado fresco, sino más bien porque varios de los pilares fundamentales en el esquema de Carlos Díaz están muy lejos de encontrarse en óptimas condiciones físicas.

Por una parte, Adrián Fuentes tuvo que jugar el sábado con una pequeña microrrotura fibrilar y eso ha acrecentado sus molestias, de tal forma que no ha podido entrenar esta semana. Por otra, en un entrenamiento, Mario Álvarez sufrió una luxación de un dedo de la mano izquierda y tuvo que acudir a urgencias. A ellos se une Erik Kinney, que hace días fue intervenido de una bursitis en el codo y hasta el sábado no le retiraron los puntos.

Los tres jugadores son más que serias dudas para el partido de esta noche ante el HLA Alicante -por no decir probables bajas al menos los dos primeros-, sobre todo pensando en el partido del pasado sábado ante el Hospitalet, uno de los equipos de 'su' liga. El 'staff' técnico no los forzará si no es estrictamente necesario.

Adrián Fuentes arrastra una microrrotura fibrilar y Mario Álvarez sufrió la luxación de un dedo

Sobre este escenario y sin poder contar con los dos mejores jugadores de este arranque de liga en LEB Plata -al menos en perfectas condiciones-, el Extremadura Plasencia recibe al Alicante (20:45 horas) con el objetivo de, al menos, lavar la imagen ofrecida en la pasada jornada. El resto de la plantilla está obligada a resetear de un inicio de campeonato algo gris. «Debe ser motivante para ellos y el grupo así lo ha empezado a asumir. Quieren dar ese pasito adelante y tienen ganas de empezar a aportar», señalaba Carlos Díaz en la rueda de prensa previa al partido, donde volvía a hacer énfasis en que «los jóvenes necesitan un tiempo de adaptación mayor. Hay que estar con ellos y darles más apoyo». Sobre los números de Pablo Bayle, el técnico reconoció que «no me preocupa; tiene 30 años y lo sabe llevar mejor».

Alicante, con sello de Oro

El Alicante ha diseñado uno de los equipos más serios de la liga. Cuenta con varios jugadores con pasado en LEB Oro y muchos centímetros debajo del aro.

Carlos Díaz, para desmenuzar a su rival, hizo hincapié en tres nombres: Pedro Rivero, Álvaro Lobo y Orion Outerbridge. «Pedro Rivero es historia viva del baloncesto, uno de los top-5 de bases en la historia de la LEB; Lobo es su referente ofensivo; y Outerbridge es un 4 con muy buena mano desde la línea de tres».

El Alicante es uno de los grandes favoritos al ascenso a la LEB Oro. De momento presenta un balance de 4-2, pero todas las quinielas le sitúan como el principal aspirante para arrebatar el primer puesto al Granada. Le dirige David Varela, un técnico que la pasada campaña salvaba sin grandes apuros a Alcázar y que ahora asume el difícil reto de dirigir a un histórico obligado a ser referente en la categoría.

Fotos

Vídeos