LEB ORO

El Cáceres sueña, pero despierta

Rakocevic, ayer visiblemente motivado. :: a. méndez/
Rakocevic, ayer visiblemente motivado. :: a. méndez

Los verdinegros, que fueron ganando de 17 puntos en el primer cuarto al líder Breogán, acabaron claudicando con buena imagen

J. CEPEDA

cáceres. A medias entre la ensoñación y la más pura realidad, el Cáceres se dio ayer de bruces con el intratable líder Breogán (77-84). La tercera derrota verdinegra de esta temporada en el Multiusos llevó aparejada una imagen honrosa de los de Bohigas, que fueron de más a menos y que incluso durante el primer cuarto llegaron a ir venciendo contra todo pronóstico por 17 puntos de diferencia. Fueron los pesos pesados del conjunto gallego los que, a la postre, tuvieron que salir a escena para enderezar el imprevisto guion.

77 CÁCERES

84 BREOGÁN

Cáceres
: Corrales (5), Rakocevic (22), Parejo (13), Keshinro (6) y Jakstas (9) -cinco inicial- Sergio Pérez (11), Pol Olivier (3), Grabauskas (4) y Dani Martínez (4).
Breogán:
Christian Díaz (10), Löfberg (0), Quintela (10), Demetrio (7) y Guille Rubio (2) -cinco inicial- Ricardo Uriz (13), Fuzaro (9), Salva Arco (13), Sulejmanovic (16) y Stainbrook (4).
Marcador:
26-13, 43-41 (descanso), 56-67 y 77-84.
Árbitros:
Muñoz García y Merino Campos. Sin eliminados.
Incidencias:
Más de 1.200 espectadores en el Multiusos.

No tardó el técnico del Cáceres en poner en liza a sus hombres recién recuperados, con Guillermo Corrales y Rolandas Jakstas en el quinteto inicial. La buena salida de un Breogán plagado de teóricos suplentes, con un cero a cinco de parcial, no amilanó al Cáceres en primera instancia, que contrarrestó nada menos que con cinco tempraneros triples para poner el 15-7 en los primeros minutos. Por si quedaba alguna duda, los verdinegros ya ponían sus cartas encima de la mesa a las primeras de cambio. A esto añadían, además, una sólida defensa que por momentos se le atragantaba al conjunto dirigido por Natxo Lezkano.

EL PROTAGONISTA

El balcánico Rakocevic estuvo muy activo, visiblemente motivado frente a su exequipo
Ayer ofreció una versión que se ajusta más a su potencial.
El finlandés Sulejmanovic estuvo realmente certero en el tercer cuarto, cuando Breogán colocó los pilares de su triunfo en Cáceres.

Tras el tiempo muerto visitante no cesó el festival cacereño desde el perímetro y Parejo lanzó otro misil para incrementar distancias. Fue Rakocevic el que anotó la primera canasta de dos para el Cáceres, poniendo así un ilusionante 20-7 en el electrónico. Aunque los extremeños llegaron a ir mandando por hasta 17 puntos con un 24-7, Breogán se mostró más atinado en los instantes finales del primer cuarto para instaurar el 26-13 al término de los diez primeros minutos de juego.

En el segundo cuarto Sergio Pérez alimentó la ilusión del graderío local con un nuevo triple en el primer minuto. No obstante, los francotiradores cacereños estaban ya mejor defendidos, por lo que los verdes se veían obligados a volcar más el juego a la pintura, bien con Grabauskas o por medio de penetraciones. La finura evidenciada antes por el Cáceres se hizo más tosca y Breogán redujo distancias -con gran papel de Salva Arco y Uriz- hasta el 36-34. Los lucenses también sabían pagar con la misma moneda. Fue Leonardo Demetrio el que culminó la remontada con un dos más uno a la contra, aunque sería el Cáceres el que se marchase al descanso con renta favorable (43-41).

Al salir de vestuarios, Breogán le dio a probar al Cáceres de su propia medicina con cinco triples transformados con los que rompían, una y otra vez, la defensa zonal extremeña. Con su maquinaria ya perfectamente engrasada y un descomunal Sulejmanovic, Breogán comenzaba a mostrarse ya como un equipo portentoso en lo físico, casi infranqueable atrás y castigador en cancha contraria. Todo ello provocó que los gallegos se marchasen con un favorable 56-67 a falta del último cuarto.

No le faltó al Cáceres corazón en el último acto, pero los hombres de Natxo Lezkano no estaban ayer por la labor de morder el polvo en el Multiusos. La supremacía celeste se hizo palpable en un último cuarto de baloncesto control y dosificación a través del cual los celestes contemporizaron el juego sin hacer peligrar su victoria. Todo a pesar de que el Cáceres logró ponerse a cinco puntos en los últimos instantes. Tras desaprovechar varias posesiones, los extremeños acabaron claudicando por un honroso 77-84 a favor del líder.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos