El Cáceres no despierta

Ward no tuvo una mañana inspirada en el lanzamiento. :: a. méndez/
Ward no tuvo una mañana inspirada en el lanzamiento. :: a. méndez

Los extremeños caen en el Multiusos ante Huesca en un encuentro que deja muchas dudas

OPTA

cáceres. El Cáceres fue derrotado ante el Levitec Huesca en un partido que dejó bastantes dudas en el conjunto verdinegro y en el que el exceso de nerviosismo vivido por parte de la plantilla de los de Ñete Bohigas fue determinante. El 57-71 con el que terminó no fue del todo excesivo para ilustrar las malas sensaciones del equipo local. Los verdinegros dieron multitud de facilidades tanto en la zona de ataque donde acumuló un total de 22 pérdidas como atrás, donde cedió numerosos rebotes ofensivos. El conjunto cacereño tiene un enorme margen de mejora si no quiere verse en la pelea por objetivos más humildes. Precisamente, ese es uno de los handicaps que el técnico local indica que pudieron pesar y solicita tiempo para una plantilla que debe ir a más.

57 CÁCERES

71 HUESCA

Cáceres Patrimonio de la Humanidad
Grabauskas (2), Corrales (9), Jakstas (6), Ward (7), Parejo (13) -cinco inicial- Recio, Olivier, Pérez Angnostou (6), Kasse, Keshinro (8) Rakocevic (6) y Dani Martínez.
Levitec Huesca:
Sergio Rodríguez (8), Sans (4), Carles Marzo (10), Van Wijk (14), Fontet (20) -cinco inicial- Donlan, Motos (7), Lafuente, Pablo Pérez (4) y Adekoya.
Parciales:
18-20; 10-17; 13-19; 16-15.
Árbitro:
Quintas Álvarez y Carpallo Miguélez. Eliminaron por cinco faltas a Keshinro.
Incidencias:
Pabellón Multiusos Ciudad de Cáceres. 900 espectadores.

El partido arrancó con un intercambio de canastas y el marcador se mantenía en distancias cortas con el inicial empate a 5. El lituano Jaktas volvió a pecar de exceso de inocencia a la hora de cometer su segunda falta cuando se habían jugado nada más que cuatro minutos. Desde el primer momento se veía una intensidad en defensa visitante que llevaba a repetidas pérdidas de balón local. Un parcial de 4-0 de los locales volvía a poner la igualdad a falta de 4:10. Cortez hacía muchísimo daño en la pintura, capturando una cadena de rebotes ofensivos que daba segundas opciones Un triple de Motos ponía el 11-16 a falta de 2.49. Maquilló con un triple Sergio Pérez antes del final del primer cuarto que se cerraría con un igualado 18-20.

La diferencia de sensaciones era notable pero el marcador no reflejaba esa diferencia de intensidades. El Cáceres se mantenía en el encuentro a pesar de que seguía con las mismas dudas atrás ante un Huesca que empezaba a creérselo. Los de Bohigas no solo estaban flojos y descompensados atrás sino que en la conducción del ataque perdían bolas que permitían salidas a la contra. De todas formas el equipo local se las apañaba para mantenerse vivo y a falta de 3.20 la desventaja era prácticamente anecdótica, 26-28. Quedaba la sensación de que si otro equipo más compuesto hubiera sido el que visitara el Multiusos la diferencia habría sido más amplia. Los pivotes de Huesca le sacaban los colores a los interiores del equipo cacereño. Un triple de Marzo cuando se entraba en el último minuto ampliaba la desventaja y Rodríguez cerró la primera mitad con una nueva canasta fácil para el 28-37.

Un triple de Van Wijk ponía el marcador 28-40 y empezaba a encender las alarmas en el Multiusos. El Cáceres apretó y se acercó, 37-44, pero fue un mero espejismo ya que Huesca volvió a ver aro con facilidad. Desventaja que llegó a los 15 puntos con el 41-56 con el que se cerró el cuarto.

Daba la sensación de que cualquier esfuerzo local iba a ser baldío y el equipo cacereño intentaría maquillar lo que hasta ese momento había sido un partido horrible. Sin embargo, lejos de calmar los peores presagios el Huesca jugó sus mejores minutos con mucho pase y tiros cómodos mientras que los cacereños se hundían en la precipitación y una tensión ya desbocada, cerrándose el trámite con un 57-71 poco alentador, no tanto en la diferencia como en las sensaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos