COPA DE EXTREMADURA

El Cáceres conquista Navalmoral

El campeón de la Copa regional posa con el trofeo en Navalmoral. :: macama/
El campeón de la Copa regional posa con el trofeo en Navalmoral. :: macama

Los de Bohigas, que demostraron su mayor rodaje y oficio, se imponen al Plasencia en la final por 81-64

MIGUEL CAMACHO

miajadas. El Cáceres Patrimonio de la Humanidad se hizo con el primer título de la temporada baloncestística al derrotar en la final de la Copa de Extremadura 2017 al Extremadura Plasencia por 81-64. El equipo de Antonio 'Ñete' Bohigas es el dueño del trofeo de la federación extremeña gracias a su mayor rodaje, además de tirar de oficio y de galones para conseguirlo. El pabellón polideportivo de Navalmoral fue el escenario de este encuentro que reunió a los mejores conjuntos regionales con un juego disputado con relativa igualdad e intensidad hasta los instantes finales.

Con una discreta entrada de público en el graderío moralo, cerca de medio millar de espectadores, comenzó un choque en el que los cacereños no cedieron ni un solo cuarto, ganando los tres primeros (22-17, 14-11 y 24-15). Sólo en el último lograron igualarlo los placentinos (21-21) con un gran Erik Kinney, que acabó siendo su máximo realizador con 13 puntos, además de su mejor hombre. En el otro bando, Warren Ward y Robertas Grabauska mantuvieron el nivel con 20 y 14 puntos respectivamente.

La solidez sobre todo del lituano fue determinante para lograr el merecido triunfo ya que sobre los aros mandó con autoridad. De hecho, a su buena actuación anotadora se le unieron los 9 rebotes capturados que le sirvieron para ser nombrado el MVP del partido. Mientras tanto, su compañero canadiense donde destacó para desatascar en varias fases fue más allá de la línea de triples, anotando 4 de 6 intentados.

Resistencia placentina

Al Cáceres se le notó más rodado que un Plasencia que acaba de empezar; teniendo ambos mucho margen de mejora. Los de Carlos Díaz resistieron y aguantaron el tipo a pesar de la diferencia de categoría, y no fue hasta avanzado el tercer cuarto cuando comenzaron a sentir la falta de frescura física. Los placentinos intentaron ganar los últimos diez minutos para reducir la diferencia en el electrónico y para su propia satisfacción, pero las interminables rotaciones en las dos escuadras dejaron un cuarto blando en defensa, con muchas transiciones y ganas de protagonizar acciones individuales con las que saborear el encuentro para disfrute del público.

Finalmente, el Cáceres se proclamó campeón de Extremadura con poderío, sabiéndose superior y controlando el juego cuando tuvo que hacerlo para cortar de raíz el ímpetu del rival. Los de Ñete Bohigas ya tienen su primer título en una campaña que donde parten con mucha ilusión de hacer algo grande.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos