LEB ORO

El Barça B, un 'sparring' para el Cáceres

Warren Ward lideró el ataque del Cáceres Patrimonio. / ARMANDO MÉNDEZ
Warren Ward lideró el ataque del Cáceres Patrimonio. / ARMANDO MÉNDEZ

Los de Alfred Julbe, sin sus baluartes Marc García y Herun en sus filas, sucumbieron ayer ante un conjunto verdinegro superior de principio a fin

J. CEPEDA CÁCERES.

No pudo tener el Cáceres un mejor y dulce regreso al Multiusos. El conjunto dirigido por Ñete Bohigas consiguió imponerse ayer con suma solvencia (95-73) al Barcelona B. Un equipo, el dirigido por Alfred Julbe, del que a priori se esperaba más, sobre todo para hacer cuanto menos algunos méritos acordes al nivel mínimo competitivo exigido en una categoría profesional como LEB Oro. Algo que, a ciencia cierta, no sucedió durante los 40 minutos, quedando para el recuerdo esta segunda jornada liguera como un mero entrenamiento con público.

95 CÁCERES

73 BARÇA B

Cáceres
Oliver (2), Pérez (8), Grabauskas (12), Corrales (10), Jakstas (3), Kasse (2), Acosta (0), Keshiro (11), Rakocevic (15), Ward (22), Martínez (4) y Parejo (6).
Barcelona B
Velicka (7), Koon (5), Calvo (0), Figueras (3), Samanic (10), Font (13), Diagne (12), Martínez Costa (8) y Dedovic (15).
Marcador
23-14, 44-23, 69-44 y 95-73.
Árbitros
Terreros San Miguel y García Parejo. Sin eliminados.
Incidencias
Alrededor de mil personas en el Multiusos.

Lo cierto es que los aficionados cacereños no pudieron ver la mejor versión del filial barcelonista. Las sorprendentes ausencias de Marc García y Herun por decisión técnica -más bien institucional- descafeinaron antes del inicio un partido que prometía más de lo finalmente evidenciado.

Y es que está ya más que demostrado que el Barcelona B en esta categoría no es buen banco de pruebas. Si el año pasado los culés recurrieron a varias 'opas hostiles' para salvar la categoría en la segunda vuelta, en esta ocasión parecen guardar la ropa mientras sus victorias ejerciendo de local (como la de la pasada jornada ante Lleida) den para cubrir el expediente mínimo.

Gustó la soltura de Warren Ward en el perímetro. El nuevo jugador cacereño fue el máximo anotador del partido, con 22 puntos

Desde los primeros compases el Cáceres no tuvo problemas para comenzar a imponer su supremacía con superioridad absoluta en todas las facetas del juego colectivo. Un abanderamiento que, de hecho, se haría incluso más palpable en los últimos minutos del segundo cuarto. Pero antes de todo ello, el Cáceres ya se fue al final del primer cuarto con un favorable 23-14, dominando a un Barcelona movido tan solo por unos destellos individuales tan talentosos como escasos.

Lejos de ofrecer un punto más de resistencia, el filial del Barcelona continuó tomándose la cita como un entrenamiento de alta intensidad, pero sin creer, quizás, en sus opciones reales de victoria. Mientras, y sin hacer un juego de campanillas, el Cáceres lograba poner aún más tierra de por medio para acabar a las primeras de cambio con un partido que nunca llegó a tener historia, llegando con un claro 44-23 al tiempo de descanso. Ni siquiera la falta de tino de un Rakocevic aún lejos de su mejor momento físico dio a las al conjunto de la ciudad condal.

Con la mera continuación de un guion ya preestablecido, al tercer cuarto se llegaría con el 69-44 favorable el equipo extremeño, donde brillaban prácticamente sin oposición sus principales figuras. Una renta cacereña que, a tenor de lo evidenciado sobre el parqué del Multiusos, parecía ya insalvable para el conjunto visitante.

Como anécdota, Alfred Julbe renunció a dar indicaciones a los suyos en los dos minutos de descanso entre el tercer y el último cuarto, siendo los hombres barcelonistas en pista los encargados de conjurarse consigo mismos para intentar cambiar la imagen ofrecida hasta el momento.

La lógica relajación del Cáceres en el último cuarto y el afloramiento del orgullo personal exhibido por los jugadores catalanes originó que el Barcelona B no saliese de tierras extremeñas con una derrota histórica. A raíz de algunas defensas algo más agresivas que hasta el momento, el Barcelona consiguió maquillar en parte el resultado para marcharse del Multiusos con un 95-73, siendo Dedovic el hombre más destacado por los visitantes, con 15 puntos.

Por parte cacereña gustó la soltura de Warren Ward en el perímetro. El nuevo jugador cacereño fue el máximo anotador del partido, con 22 puntos. No obstante, en las filas verdinegras se echó de menos algo más de temple en un Pol Oliver que estuvo algo pasado de revoluciones en acciones puntuales. No obstante, la pareja Corrales-Oliver en la dirección tampoco tuvo oportunidad de reivindicarse ante un rival que apenas opuso la resistencia que se preveía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos