Hoy

Rakocevic ya está recuperado de su esguince. :: A. Méndez
Rakocevic ya está recuperado de su esguince. :: A. Méndez

LEB ORO

El Cáceres busca el tres de tres

  • El conjunto extremeño pretende cerrar su maratón como visitante con una victoria en la cancha de un Gipuzkoa que aspira al ascenso

En la feroz lucha por el ascenso directo a la ACB, deportivamente hablando, el Cáceres hoy asumirá el papel de juez. Al menos, en parte. El equipo extremeño visitará esta noche la cancha de Gipuzkoa (José Antonio Gasca, 21.00 horas), uno de los cuatro equipos que encabezan la clasificación con 16 triunfos, junto con Burgos, Oviedo y Palencia.

Un plantel, el donostiarra, que ya sabe lo que es perder frente al grupo de Ñete Bohigas, pues en la primera vuelta ya se dejó el liderato en el Multiusos tras caer por 73-58. Una buena piedra de toque que no resta dificultad al choque de hoy, siendo Gipuzkoa un conjunto más que solvente cuando juega al abrigo de su público: «En casa es un equipo muy sólido que juega de forma excelente. Intentaremos estar al nivel de las últimas semanas para poder competir», confía el entrenador Ñete Bohigas.

Con 11 victorias en su haber, y tras los dos últimos éxitos cosechados en El Prat de Llobregat y Castellón, la moral en el equipo cacereño invita al optimismo, a pesar de la dura prueba de nivel que espera en el José Antonio Gasca: «Ganar estos dos partidos fuera de casa nos ha dado mucha tranquilidad, más solidez como equipo y menos dependencia de los jugadores importantes», desgrana el técnico cacereño. Y es que Bohigas se congratula de que hombres como Carlos Toledo estén poniendo por fin sobre la cancha lo que se esperaba de ellos esta temporada: «Carlos está dando un paso hacia adelante en las tres últimas semanas. Ha encontrado un camino en el que se encuentra cómodo y su nivel de intensidad es mayor a la hora de competir».

Además, el cuerpo técnico del Cáceres podrá contar con Nikola Rakocevic. El balcánico llegará algo tocado aún tras el esguince sufrido la pasada semana, «pero no será impedimento para que pueda rendir a un buen nivel», reconocía ayer el entrenador verdinegro. Sin embargo, la semana de trabajo se ha visto alterada por la ausencia de Alberto Cano, víctima de una neumonía que le ha tenido apartado de los entrenamientos.

Enfrente hoy estará un equipo con nombres que no les son ajenos al baloncesto extremeño, con la figura de Porfirio Fisac en el banquillo o el lituano Slezas en la pintura, este último con pasado reciente en el Cáceres. Además, el conjunto vasco cuenta con baluartes como el base Ricardo Uriz o el ala-pívot Michael Carlson, ambos con facilidad para anotar y capaces de desequilibrar partidos. «Son jugadores de un nivel tremendo. Es un equipo que colapsa la zona y que te quita muchos espacios. Tienes que estar acertado en muchas facetas para poder anotar», analiza el hoy entrenador visitante.

Y todo ello con el nuevo sello del Cáceres en cuanto a las formas baloncestísticas debido a la ausencia de José Antonio Marco, cuya dirección atendía a un juego más pausado y de control: «Ahora pretendemos jugar más dinámicos y con transiciones rápidas en toda la cancha», reconoce Bohigas. De tal misión se están encargando Guillermo Corrales y JC Fuller. Este último, apoyado casi siempre en cancha por Luis Parejo, quien tiene la misión de acudir en auxilio del norteamericano en caso de alerta derivada por la presión rival.

También se espera que Andraz Kavas, aún inédito en cuanto a puntos en sus tres primeros partidos disputados con el Cáceres, comience a asumir más protagonismo: «Estoy contento con su trabajo en el día a día, aunque no esté sumando a nivel de puntos. Nunca se equivoca. Solo necesita la confianza de un par de canastas para sentirse más cómodo», finaliza el técnico. Hoy, nueva ocasión para que la nueva adquisición inaugure su casillero particular y ayude al equipo a cerrar su maratón en la carretera con un pleno de tres victorias en otros tantos partidos.