Hoy

LEB ORO

Carlos Toledo busca su gran salto

El jugador murciano no ha logrado explotar aún las cualidades de un físico portentoso. :: A. Méndez
El jugador murciano no ha logrado explotar aún las cualidades de un físico portentoso. :: A. Méndez
  • El alero del Cáceres asume que no está cuajando sus mejores números y aún se espera de él un paso al frente

En su tercera temporada en el Cáceres, con cesión incluida al Obila Basket de Leb Plata entre medias, se esperaba que la de Carlos Toledo (Cartagena, 11 de diciembre de 1994) fuese esta vez la campaña de su explosión baloncestística. Lo cierto es que el alero busca aún la fórmula que le permita crecer como jugador para lograr dar ese ya tan manido paso hacia adelante que el entrenador cacereño, Ñete Bohigas, espera de algunos de sus hombres, él entre ellos.

Pese a que goza de la confianza técnico, quien en algunas ocasiones incluso le ha dado entrada en el quinteto inicial, lo cierto es que el jugador murciano aún no ha podido convertir en hechuras todo el potencial de un físico, el suyo, que encierra multitud de posibilidades y que conjuga altura, potencia, agilidad y velocidad. Y el propio Carlos Toledo es consciente de ello: «No estoy teniendo todo el acierto que me gustaría en cuanto a anotación y rebotes como en otras temporadas. Cuando eso sucede hay que centrarse en otras facetas, como la defensiva. En lo personal empecé la liga mejor de lo que estoy ahora, pero siempre que salgo intento ayudar al equipo en todo lo que haga falta. Estoy aprendiendo mucho».

El alero ha participado hasta el momento en 18 de los 19 partidos disputados, firmando una media de 3,2 puntos, 1,7 rebotes y 1,1 balones perdidos por encuentro en poco más de 14 minutos. Una hoja de servicio inferior a lo demostrado por el propio Carlos Toledo ante la afición cacereña en temporadas anteriores, no solo en lo cuantitativo, sino también en cuanto a las sensaciones desprendidas. No obstante, no ceja en su empeño de alcanzar su mejor tono competitivo, algo en lo que también confía el propio entrenador: «Me dice que siga trabajando, que sea duro y que aproveche mi físico».

Tanto Carlos Toledo como sus compañeros de equipo ya preparan la cita de este sábado ante el Breogán en Lugo: «Queremos quitarnos la espinita de lo que pasó en la primera vuelta con esos 63 puntos de diferencia. No es que sea una revancha, pero tenemos que ir a demostrar que lo de entonces no fue real. Hay que competir e intentar ganar».

A su vez, reconoce que el nivel que está ofreciendo el equipo lejos del Multiusos dista mucho del que brinda en casa. Algo que, a su juicio, tiene visos de mejora: «Parece que cada vez estamos un poco mejor. Necesitamos vencer en este inicio de la segunda vuelta para no repetir las cuatro derrotas del inicio».