Hoy

Más precaución que presión en el Cáceres

  • No hay urgencias en el Cáceres, pero tampoco existe lugar para relajaciones

No hay urgencias en el Cáceres, pero tampoco existe lugar para relajaciones. Y menos en la semana en la que los extremeños se las verán con su particular 'coco' de esta temporada, un Breogán que en la primera vuelta endosó a los verdinegros la mayor derrota en toda la historia de Leb Oro (50-113) allá por el mes de octubre. Unos dígitos grabados a fuego en el imaginario colectivo de los aficionados cacereños y que obliga al Cáceres a lavar su imagen ante el mismo rival.

Con cuatro triunfos de colchón respecto a la zona de descenso, la cita de este sábado en el Pazo dos Deportes de Lugo (20.00 horas) no dictará sentencia en cuanto a las aspiraciones de permanencia fijadas por el club a principios de temporada, pero sí puede alimentar, en caso de traspié, algunas dudas similares a las ya padecidas al inicio del campeonato liguero, cuando los de Bohigas arrancaron con un balance de cuatro derrotas consecutivas.

Por si fuese poco, Breogán acumula actualmente la mejor racha del momento, con tres triunfos consecutivos, el último de ellos el protagonizado en la cancha de Burgos, al que desbancó del liderato en la última jornada para beneficio del Oviedo, que es el que encabeza ahora la tabla en solitario con un favorable 14-5.

Precisamente, el equipo asturiano será el próximo rival que visite el Multiusos el domingo de la próxima semana en jornada matinal. De ahí el hecho de que el entrenador cacereño haya catalogado como «temible» este inicio de segunda vuelta.

Nivel fuera de casa

Otro reto que el equipo extremeño tendrá que afrontar este sábado en tierras gallegas será el de elevar su nivel competitivo fuera de casa. Algo que en la última salida a Palencia se consiguió durante más de la mitad del encuentro, aunque sin posibilidades finalmente para hacer una faena redonda.

Todos los ingredientes hacen que el Cáceres pase su semana de trabajo previa al partido con más precaución que presión.