Hoy

Cáceres y su enésima encomienda

Bohigas espera que hombres como Carlos Toledo muestren mayor regularidad. :: A. Méndez
Bohigas espera que hombres como Carlos Toledo muestren mayor regularidad. :: A. Méndez
  • Los extremeños buscan hoy en Vitoria frente al Araberri la primera victoria lejos de la zona de confort del Multiusos

Si hay algún escenario para alzar la voz y dar un golpe encima de la mesa, ese es aquel que nunca ha sido profanado. El pabellón vitoriano de Mendizorroza, donde mora el Araberri, lo es esta temporada, y es que ningún equipo visitante ha conseguido hasta ahora arrebatar el triunfo al equipo dirigido desde el banquillo por Arturo Álvarez. Precisamente en estas instalaciones el Cáceres tendrá hoy (20.30 horas) la oportunidad de sumar su primer triunfo de la presente campaña lejos de tierras cacereñas, donde su balance es derrotistamente virginal.

La estadística histórica dice que los cacereños nunca han claudicado frente a la escuadra alavesa en sus cuatro enfrentamientos anteriores en Leb Plata. No obstante, el Araberri es hoy una de las principales revelaciones del campeonato en su estreno en la segunda categoría del baloncesto nacional, con siete victorias y cuatro derrotas. Pese a ello, el hoy equipo local llega de perder esta pasada jornada frente al Burgos.

El entrenador del Cáceres, Ñete Bohigas, reconoce que su grupo no ha tenido mucho tiempo para preparar el partido, «pero hemos podido trabajar para atacar sus defensas zonales. Es un rival con unas características muy claras y con todos sus jugadores jugando con mucha confianza y a buen nivel. Es un equipo complicado».

En el conjunto vaso no podrá estar uno de sus baluartes, como es el máximo reboteador, Kyle Rowley, por lesión. Por el contrario, el que reaparecerá ante su público tras su ausencia será el talentoso alero búlgaro Durchev, quien ya pudo disfrutar de unos minutos en el encuentro frente al Burgos. A juicio del preparador cacereño, se trata de un adversario «atípico con cuatros y cinco que tienen posibilidades para abrirse y con pequeños que juegan cerca del aro. Es un equipo muy complicado que está jugando a un nivel excelente», sostiene.

El entrenador cacereño también es consciente de la necesidad imperial de que su equipo consiga por fin la primera victoria lejos del Multiusos. Conoce las claves, pero aún ha de conseguir ponerlas en práctica: «Para poder ganar fuera de casa tenemos que sumar todos. Hay una serie de jugadores irregulares y necesitamos que sumen», dice refiriéndose a hombres como Riauka, Fuller, Ragnar o Toledo. «Fuera acabamos con demasiada carga de minutos y necesitamos llegar a los finales de partido con más frescura. En el partido contra Palma, algunos jugadores se sintieron mucho más cómodos en la cancha y espero que eso se repita en Mendizorroza».

Con un leonino calendario inicial, en el Cáceres se confía en que a partir de ahora puedan llegar más victorias. Pese a ello, Bohigas no se muestra disconforme con el balance cosechado hasta el momento: «Estoy satisfecho numéricamente, aunque sé que podíamos haber hecho las cosas un poco mejor en algunos partidos».

El alero búlgaro, ya recuperado de su lesión y con buena mano desde el perímetro, se reencontrará con su público varias semanas después.