Hoy

LIGA FEMENINA

El Al-Qazeres se lleva la cruz

Nascimento se lamenta en la línea de fondo, ayer. ::  J. REY
Nascimento se lamenta en la línea de fondo, ayer. :: J. REY
  • En un duelo igualado, el mayor tino del Araski en el último cuarto decantó un partido que llegó vivo hasta el último lanzamiento

Al-Qazeres y Araski empataron ayer a errores y a aciertos, pero finalmente fueron las vitorianas las que, con más tino en el último cuarto, consiguieron llevarse la victoria del Serrano Macayo (64-67) en un encuentro sumamente igualado y que estuvo vivo incluso hasta el último lanzamiento a la desesperada de Pamela Rosanio desde mitad de pista para buscar la prórroga.

Ante un rival de envergadura, las de Jacinto Carbajal no estuvieron tan brillantes como otras tardes y las pérdidas de balón en el último cuarto castigaron el trabajo de sujeción al rival desarrollado durante todo el choque.

Con una labor de acoso y derribo sobre Gidden y Roundtree, fue la ex jugadora del Al-Qazeres Marta Tudanca la que se erigió en verdugo para las extremeñas en la recta final del partido con lanzamientos desde el perímetro en momentos delicados. Hasta entonces, las vitorianas consiguieron desactivar por momentos el buen hacer de Pamelia Rosanio, pasando Alston a asumir gran parte de la responsabilidad ofensiva, aunque su aportación fue de más a menos.

Con 19-19 en el primer cuarto, las tablas también eran la cuenta más lógica antes de llegar al descanso, si no hubiese sido por el misil que desde más de nueve metros Rosanio coló en el aro visitante para que las cacereñas se marchasen a los vestuarios con un favorable 36-33.

Hasta entonces, las variables en el luminoso se habían sucedido para uno y otro equipo durante toda la primera mitad, sin que ninguno de los dos conjuntos llegasen a gozar de grandes rentas. Una tónica que se repetiría en los siguientes 20 minutos de juego.

Al inicio del tercer cuarto fue Dacic la que cobró protagonismo con un acierto ofensivo que no le había acompañado en la primera mitad, pese a realizar buenas selecciones de tiro. Su actuación fue clave para que en estos minutos las cacereñas cobrasen una renta de seis puntos (45-39) a falta de algo más de seis para cerrar este acto.

De poco sirvió que las locales jugasen con dos bases para hacer correr a las vascas. El conjunto de Madelen Urieta en ningún momento dio sus brazo a torcer y fue Aldalur en los últimos compases del tercer cuarto la que puso por delante al Araski. Luego un tiro libre anotado por el Al-Qazeres instalaría el 51-52 antes de disputarse los 10 últimos minutos.

Fue precisamente en esta recta final cuando el Al-Qazeres tuvo más dudas para mirar a canasta y las pérdidas de balón se hicieron palpables. El equipo vasco aprovechó la situación para marcharse en el marcador (55-61) a falta de cinco minutos, pero no lo suficiente como para matar el partido. Cuando peor pintaban las cosas para el Al-Qazeres, con un 57-64 a falta de menos de tres minutos, tres balones recuperados por las extremeñas y dos triples calcados libre de marca a cargo de Carla Nascimento pusieron la intriga en el Serrano Macayo, con un 63-64. Luego el Al-Qazeres tuvo la oportunidad de ponerse por delante, pero tan solo llegó a empatar a 64. Roundtree dio alas a las visitantes con una canasta de dos y Al-Qazeres gozó de los últimos nueve segundos para haber ganado el partido o al menos empatarlo, pero Dacic perdió la bola cuando pretendía asistir a Rosanio. Ya en la línea de tiros libres, Araski dejó vivo al Al-Qazeres que tuvo en las manos de Rosanio haber forzado la prórroga en un último lanzamiento imposible y a la desesperada.

Una segunda derrota consecutiva que aplaca delirios de grandeza pero que mantiene intacta la confianza en un equipo luchador y con gran nivel de competitividad.