Hoy

LEB ORO

El Cáceres se impone a su pasado más cercano

Riauka aportó en los minutos decisivos y salió ovacionado de la cancha del Multiusos. :: Lorenzo Cordero
Riauka aportó en los minutos decisivos y salió ovacionado de la cancha del Multiusos. :: Lorenzo Cordero
  • Los extremeños volvieron a ofrecer su mejor cara para ganar a Palma con un notable crecimiento de Riauka y la enésima aparición estelar de Rakocevic

El Cáceres se enfrentaba ayer a su pasado. Y pudo con él. Los verdinegros consiguieron su cuarta victoria de la temporada (91-82) a costa de un Palma que se presentaba en el Multiusos con cinco exjugadores de la entidad extremeña, tres de ellos con pasado muy reciente. Un encuentro en el que, a grandes rasgos, el Cáceres fue mejor, aunque bien podría haber cambiado el sino de la cita si Rakocevic no hubiese anotado un triple decisivo en el último minuto.

Si había algo que ayer iba a estar especialmente en el punto de mira, sería el rendimiento que pusiesen sobre el parqué algunos de los fichajes sobre los que se esperaba algo más esta temporada. En este aspecto, el alumno aventajado es Marcius. Sus actuaciones ya comienzan a ser desde hace algunas semanas acordes al nivel que podría exigirse. El pívot mostró sobriedad y contundencia defensiva. Sobre Riauka y JC Fuller, la mejor noticia fue ver in situ la reacción del lituano, quien incluso llegó a ser por momentos protagonista en el último cuarto. El jugador interior salió ovacionado tras su digna actuación.

Nuevamente con Corrales de inicio en detrimento de José Antonio Marco, el Cáceres salió agarrándose a su guion favorito, el de la notoriedad de sus hombres exteriores con unos inspirados Rakocevic y Corrales. Un acierto inicial que fue menguando con el paso de los minutos, manteniéndose en todo momento la igualdad para llegar al término de este primer acto con un 19-21 favorable a los baleares, donde exjugadores del equipo verdinegro como Zengotitabengoa o Mockford comenzaban a mostrar algunas de sus credenciales.

Afortunadamente para los intereses del equipo extremeño, los hombres de la rotación pudieron mantener el tipo posteriormente, hasta el punto de llevar al electrónico una ventaja de 30-25 a los tres minutos y medio del segundo cuarto. La igualdad era palpable para lo bueno y para lo malo, con canastas de bella factura que se compaginaban con errores a veces imperdonables en ambas escuadras. Pero dos triples consecutivos, uno de Rakocevic y otro de Parejo, llevaron la máxima ventaja hasta el momento para el Cáceres (40-32) a falta de dos minutos para llegar al descanso, al que se llegó con el 44-37 y todo aún por decidir.

Segunda parte

Tras la salida de vestuarios, Palma apareció con otro semblante y un parcial de 3-7 para el equipo balear obligó a Bohigas a pedir tiempo muerto ante el acercamiento visitante en el marcador (47-44) en los dos primeros minutos y medio de juego. El parón surtió su efecto en el cuadro local y el Cáceres recuperó la buena sintonía con dos acciones consecutivas que levantaron a la grada, como un triple de Sergio Pérez y un espectacular 'alley oop' entre Rakocevic y Marcius. Luego, otro lanzamiento exterior de Rakocevic daría al Cáceres los once puntos de diferencia (55-44) al Cáceres.

Tras los posteriores tiras y aflojas que acercaron a Palma a los dígitos de la escuadra extremeña, los de Ñete Bohigas lograron al menos mantener parte de su renta (66-58) antes de encarar la recta final del partido con todo el último cuarto por delante.

La principal preocupación en la grada del Multiusos era si el Cáceres tendría o no una de sus habituales pájaras de salida en el último acto. Y nada más lejos de la realidad. La intensidad defensiva exhibida en los primeros minutos de juego impidió la reacción de los de Xavi Sastre. Y la mejor noticia era la aparición de Riauka, sumando en estos compases. Todo para entrar en los últimos seis minutos de juego con el 76-65 favorable. También el necesitado Carlos Toledo tuvo sus buenos minutos sobre la cancha, soltando lastre de errores anteriores para asumir con descaro responsabilidades ofensivas. La quinta personal del castigador Joan Carles Bivia en Palma a falta de tres minutos con 85-74 no minó las opciones visitante, que con dos triples consecutivos se colocaron a tan solo cinco puntos (85-80) a dos minutos y medio. Luego Palma se puso a tan solo dos puntos a falta de un minuto. Y fue ahí, cuando más quema el balón, cuando emergió por enésima vez la figura de Rakocevic, quien de certero lanzamiento desde el perímetro llevó la tranquilidad a la grada. Una buena posterior defensa cacereña favoreció que el partido se fuese al definitivo 91-82.

El martes, nueva batalla contra Araberri en Vitoria.