Hoy

Marcius destacó en el Cáceres con 17 puntos. :: opta
Marcius destacó en el Cáceres con 17 puntos. :: opta

LEB ORO

El Cáceres sucumbe en Marín

  • Sexta derrota de los de Bohigas, que siguen sin dar con la tecla cuando no juegan en su feudo

Marín (Pontevedra). El Cáceres sufrió una nueva derrota, y ya van seis esta temporada, al caer en su visita al Marín Peixegalego por 77-68. Los partidos fuera de casa siguen siendo la asignatura pendiente de un conjunto cacereño que es cuarto por la cola. En Marín, arrancó bien el choque y se impuso en el primer cuarto pero poco a poco los gallegos fueron tomando el timón y llevaron la iniciativa en el marcador, comandados por Cain y Derksen, máximos anotadores del choque en el cuadro local. Malas noticias para el conjunto cacereño que nunca había perdido en la pista de A Raña.

Los primeros compases del envite gozaron de la esperada igualdad. El equipo azul tuvo su principal baza ofensiva en Derksen que utilizó su calidad para generar mucho peligro y anotar puntos importantes que evitaron que la diferencia fuera mayor. Una canasta de Marcius a los tres minutos daba su primera ventaja en el marcador al cuadro de Bohigas (4-5). Pero la reacción de los gallegos fue inmediata y con un parcial de 4-0 abrieron una pequeña brecha.

Los visitantes volvieron a ponerse por delante con un tiro libre de Marcius, que después cometía su segunda falta personal y Bohigas le mandaba al banquillo dando entrada a Ragnar. El triple de Rakocevic llevaba el resultado hasta el 8-14, lo que propició que el técnico local solicitara tiempo muerto. El propio Rakocevic repitió de nuevo desde la línea de tres poco después y el Cáceres se marchó en el marcador (8-17). Quedaban tres minutos por delante para concluir el cuarto pero solo se registró una canasta, para el Marín, que dejó el marcador en 10-17.

En el segundo cuarto el conjunto gallego salió decidido a igualar el partido de nuevo aunque los cacereños mantuvieron una renta que rondó los cinco puntos y que alcanzó los siete (16-23) con una canasta de Marco cumplido el ecuador. Los de Bohigas se encontraron a un rival que trabajó con intensidad para superar las adversidades y que logró recortar hasta los tres puntos. Pero, gracias a la labor bajo el aro de Ragnar, en ataque y en defensa, el conjunto cacereño mantuvo la distancia. Pero el Peixe comenzó a sentirse más cómodo, Simeón anotó el primer triple de su equipo y la fluidez en el juego combinativo mejoró con el paso de los minutos. El acierto de cara a canasta llegó y la desventaja se redujo progresivamente hasta llegar a los dos puntos cuando restaban dos minutos escasos para el descanso.

Arreón final

En un buen arreón final, el Cáceres echó el resto y con un triple de Parejo consiguió llevarse un buen margen de seis puntos al descanso. Además, la falta de acierto en los triples -solo uno de trece en la primera mitad- del Peixe fue otro factor que marcó las diferencias.

Reanudado el partido, el conjunto local mostró una vez más un juego combinativo mucho mejor que el de su rival. La canasta de Marcius cuando se había jugado un minuto llevaba hasta el 36-42 y de nuevo Rakocevic convertía un triple. El cuadro cacereño se mantuvo siempre por delante en este cuarto y trató, sin éxito, de ir ampliando su ventaja aunque tampoco tuvo inicialmente problemas para mantenerla. Sin embargo, el acierto en triples de Parejo y Sergio Pérez permitió mantener la iniciativa, aunque al final del tercer cuarto la diferencia era solo de dos puntos. La canasta de Caín a falta de tres segundos se convertía en el 56-58. Todo quedaba por decidirse en los diez minutos finales.

En el inicio del último período, el Cáceres vio cómo por primera vez el Peixe ponía la igualdad en el marcador y más tarde lograba colocarse por delante. Lo hacía gracias a una canasta de Cain (62-61). Alentado por su grada, el conjunto azul estaba en su mejor momento. El Cáceres se mantuvo en el choque hasta que un parcial local de 5-0 colocó el 71-65.

El partido vivió un final de infarto. El equipo extremeño no pudo hacer frente a su eléctrico rival, que demostró raza para llevarse el partido en un tremendo último cuarto. Los locales pusieron más intensidad en su juego en los momentos decisivos y acabaron ganando un choque que había comandado su rival durante gran parte.