Hoy

Guillermo Corrales. :: J. Rey
Guillermo Corrales. :: J. Rey

LEB ORO

«Estoy contento con mi protagonismo»

  • El base del Cáceres Guillermo Corrales consigue regular su explosividad para brindar más minutos a buen nivel

No suele llevarse portadas ni titulares, pero si hay un hombre del Cáceres que este año está creciendo proporcionalmente al aumento de la responsabilidad en él delegada, ese es Guillermo Corrales. El base sevillano, aunque nacido en Madrid (13 de junio de 1995), fue el pasado domingo en el Multiusos uno de los artífices de la victoria verdinegra ante el Leyma Coruña, imprimiendo un alto ritmo de juego y con capacidad para alargar sus minutos en cancha a un digno nivel.

Considerado siempre con la etiqueta de revulsivo capaz de reventar un partido desde la defensa en momentos puntuales, la presente temporada está siendo la de su mayor madurez baloncestística, tal y como reconoce: «Este año estoy tomando mejores decisiones de juego. Estoy muy cómodo con este protagonismo y con la confianza que me ha dado Ñete Bohigas, jugando bien desde la defensa e intentando que el equipo tenga ritmo, como quiere el entrenador».

Y es que, con una plantilla más corta, Guillermo Corrales está asumiendo más minutos y, por ende, regulando su explosividad según las exigencias. De hecho, el pasado domingo fue incluido en el quinteto inicial en detrimento del timonero José Antonio Marco.

A juicio de Corrales, las últimas victorias en el Multiusos han dado al equipo la dosis suficiente de tranquilidad que llegó a faltar en unas primeras semanas marcadas por las bajas y los contratiempos. No obstante, reconoce que aún queda mucho mejorar para que el Cáceres pueda dar su mejor cara: «Ha habido muchos cambios en la plantilla y tenemos que seguir adaptándonos para mejorar. Podemos dar un nivel más alto».

La próxima oportunidad para ponerlo en práctica será el sábado en la cancha del Marín Peixegalego. «Hay que conseguir jugar igual que en casa y quitarnos la espina de no haber podido ganar fuera todavía», expresa esperanzado.