Hoy

LIGA FEMENINA 2

La victoria más deseada

Suárez se dirige a sus pupilas en un tiempo muerto el sábado. :: c. m.
Suárez se dirige a sus pupilas en un tiempo muerto el sábado. :: c. m.
  • El Batalyaws conquista el primer triunfo en la historia del nuevo club después de una larga y desesperante espera

Y al séptimo día, ganó. Justo cuando la espera comenzaba a desesperar, el Baloncesto Batalyaws suma su primera victoria de la temporada, la primera de su cortísima historia de apenas meses. Ha necesitado siete jornadas y un buen número de decepciones en la pista y fuera de ella, pero ya se ha cosechado. Además, frente al tercero de la clasificación -el Distrito Olímpico- y a la vista de una afición que pudo saborear in situ lo que estas chicas pueden ofrecer, especialmente en los dos primeros cuartos. El vestuario se quita un enorme peso de encima. Una vez lograda una amplia diferencia ante el potente adversario madrileño, la entrenadora pacense insistió en que ese margen no bajara de diez puntos porque los fantasmas siempre aparecen cuando los marcadores se estrechan.

En una entidad eminentemente femenina, todas allí dentro lo han pasado mal porque el casillero positivo no se inauguraba. Si alguien ha sufrido más, por aquello de que la cuerda siempre se rompe por el lado débil, es Dolores Suárez. «No me han insinuado nada directamente ni me habían impuesto un ultimátum, pero está claro que había un ambiente de tensión. Lo entiendo porque es normal que se me cuestione, aunque yo nunca he cuestionado mi trabajo. A veces las cosas no salen como se esperaba pese a que se trabaje bien y el entrenador siempre se come el marrón. Es deporte e influyen muchos factores», se sincera la entrenadora del Batalyaws.

Nadie juega cómodo cuando sábado tras sábado se pierde. Si a ese obstáculo se suma que hablamos de un club nuevo, con un plantel de reciente creación sin acoplar que se ha medido a escuadras consolidadas en esta liga, la dificultad se multiplica. Ahí es donde hay que buscar los motivos de la negativa racha, a juicio de Suárez, quien además añade el complicado calendario de los albores de la competición.

En cuanto a las causas de la consecución de la primera victoria, la entrenadora argumenta una gran puesta en escena de sus jugadoras. «Habíamos estudiado sus puntos fuertes para hacer una buena defensa. Estuvimos muy bien atrás, cada una sabiendo lo que tenía que hacer, y la verdad es que en el ataque nos salía todo en el primer cuarto. Fue un cuarto casi perfecto. Después ellas apretaron más, era lógico porque son un gran equipo, pero aguantamos bien, con más jugadoras llevando el peso del equipo que antes. Es un triunfo importante y tiene más mérito hacerlo ante el Distrito Olímpico. Nos hemos enfrentado a muchos rivales que estarán en la parte alta de la clasificación y que tienen plantillas compactas conservadas de la temporada anterior o incluso reforzadas, mientras que nosotras partíamos de cero con un equipo nuevo».

Impaciencia, desolación, nerviosismo. La lista de calificativos es larga e indica la losa que el cuadro pacense se puede haber quitado de encima. «Nos ha sentado muy bien porque hacía muchísima falta. Se nos han escapado partidos en casa que no deberían haberse escapado. Nos estaba costando mucho y todos en el club pensaban que las cosas irían mejor, pero no salían pese a que hemos invertido mucho tiempo y trabajo. Tras ganar el sábado, nos hemos dado como un respiro, tanto las chicas como yo y todos en el club. Estamos en una buena línea y espero que nos ayude a estar más tranquilas para los próximos partidos».

El siguiente compromiso, ante el Air Europa en Mallorca, ya lo está estudiando en vídeo y la preparadora considera que, pese al viaje, es factible siempre y cuando la actuación sea similar a la de hace cuatro días. Después vendrá a Badajoz otro grande, Rivas, un rival «muy serio» pero ante el que se puede competir. Y más cuando uno se ha quitado un verdadero peso de encima.