Hoy

Carlos Toledo intenta salvar un balón. :: Lorenzo Cordero
Carlos Toledo intenta salvar un balón. :: Lorenzo Cordero

LEB ORO

El Cáceres brilla, sufre y gana

  • En un partido vistoso y de los que hacen afición, los extremeños supieron rehacerse en los últimos tres minutos para superar al Leyma Coruña

Tan vistoso como sufrido y sabroso. Así fue el triunfo de ayer del Cáceres frente al Leyma Coruña (88-84), que llegaba al Multiusos con la opción de colocarse líder en solitario en caso de victoria visitante.

En un recital triplista por parte de los dos conjuntos -14 los locales y 15 los visitantes-, aunque bien es cierto que los porcentajes fueron de más a menos hasta quedarse ambos en menos de un 50 por ciento, Cáceres y Coruña pusieron de su parte para firmar un partido de los que hacen afición, aunque solo uno de los dos equipos, como es norma, pudo salir airoso.

La valentía de hombres como Sergio Pérez o Rakocevic, depredadores a los que no les quema el balón en los minutos calientes, fue la mejor noticia en un final de partido al que, haciendo justicia a lo visto, se llegó con un tanteo igualado.

Y es que, a pesar de que el Cáceres logró a tener en el ecuador del segundo cuarto una renta favorable de 18 puntos, los coruñeses fueron capaces, por mediación en gran parte de un superlativo Monaghan, de dar la vuelta al electrónico y de incluso entrar en los últimos tres minutos del encuentro con una diferencia a favor de cinco puntos (75-80).

El técnico del Cáceres, Ñete Bohigas, sorprendió de salida con la inclusión de Guillermo Corrales en el quinteto inicial en detrimento del timonero José Antonio Marco. Y el andaluz respondió de buen grado, consiguiendo imprimir un ritmo eléctrico en ataque e iniciando fortísimas defensas. Un despliegue físico que fue correspondido desde el perímetro por hombres como Luis Parejo, que anotó tres de los seis triples que los extremeños consiguieron encestar en el primer cuarto, o el omnipresente Sergio Pérez, un jugador que parece estar siempre en el momento justo. Todo para que los locales se marchasen con un 34-22 favorable.

Los siguientes minutos sirvieron para que el Cáceres continuase forzando la maquinaria con alguna rápida transición en solitario a cargo de Corrales tras robo de balón o con la emergente figura de Rokocevic, especialmente inspirado, para conseguir su mayor renta del partido (50-32) a apenas cinco minutos para el descanso.

Cuando todo estaba a favor para que los extremeños pudiesen haber roto el partido en medio de su torrente anotador, Coruña consiguió dar un golpe de efecto que, pese al triple sobre la bocina de Sergio Pérez, le permitió llegar vivo al descanso con un 56-45.

Fue en el tercer acto cuando surgió la garra de un líder que dejó de conceder tiros claros a los cacereños. Los de Bohigas padecieron momentos de obturación para mirar a canasta e incluso pecaron de precipitación en varias acciones. Tan solo Rakocevic, que luego sería decisivo al final, conseguía que su equipo mantuviese mínimamente el tipo. Algo que aprovecharon nombres propios como Lucas Blasco o Monaghan en el equipo visitante para dar la vuelta al marcador (68-69) a falta del último cuarto.

En los instantes posteriores, con un Coruña más que crecido gracias a su acierto exterior, los fantasmas llegaron a asomar por la puerta del Multiusos, aunque fueron Sergio Pérez y Rakocevic los que se encargaron de dar el portazo para que no pasasen.

A falta de tres minutos para el final, el Cáceres perdía de cinco, pero las buenas acciones defensivas y la reaparición del balcánico, muy seguro de sí mismo y con acierto desde más allá de la línea exterior, inclinaron la balanza a favor de los intereses extremeños.

Con esta victoria, que conjugó brillo y sufrimiento, el Cáceres sale de los puestos de descenso y consigue coger aire en la clasificación. Los extremeños, que aún tendrán que jugar su partido aplazado contra el TAU Castelló, ya superan a cuatro equipos en la tabla.