Hoy

BALONCESTO

El Cáceres busca la confirmación

Sergio Pérez busca a José Antonio Marco, libre de marca, en el partido frente al Gipuzkoa. :: J. REY
Sergio Pérez busca a José Antonio Marco, libre de marca, en el partido frente al Gipuzkoa. :: J. REY
  • Los de Ñete Bohigas visitan hoy el pabellón Javier Imbroda de un Melilla herido con el objetivo de seguir creciendo

CÁCERES. Diga lo que diga la clasificación, sería una banalidad hablar de lobo con piel de cordero. Y es que Melilla, el rival del Cáceres esta noche en territorio norteafricano (Javier Imbroda, 21.00 horas) es directamente una fiera herida, sin ningún tipo de ambages. En una cancha tan conocida como poco enriquecedora para los recuerdos del equipo extremeño, el Cáceres tendrá como misión confirmar su progresión ante la escuadra de Alejandro Alcoba, donde permanecen muchos de los nombres que conquistaron el ascenso deportivo a la ACB la pasada campaña. Un salto de categoría posteriormente frustrado por la imposibilidad de los melillenses de hacer frente a los prohibitivos requisitos monetarios.

Pese a las marchas de Hernández-Sonseca y Franch -entre otros-, estandartes como los hermanos Almazán, Marcos Suka o Gatell continúan dando caché a un plantel enriquecido con nombres como el de Óliver Arteaga o el veterano exverdinegro Pedro Rivero, que a sus 37 años continúa a un espléndido nivel.

Lo cierto es que el Melilla, con tan solo dos victorias, al igual que los cacereños, pero con una derrota más -el Cáceres aún debe jugar su partido aplazado frente al TAU Castelló-, está lejos del nivel inicialmente previsto. Los locales se presentan ante su público tras haber caído derrotados en El Plantío frente al Burgos el pasado viernes. Una cita en la que Marcos Suka tuvo que retirarse debido a un esguince de tobillo. El jugador no ha podido ejercitarse con sus compañeros durante los últimos días y será duda para esta noche.

El entrenador cacereño, Ñete Bohigas, reconoce que su equipo no ha tenido mucho tiempo material para preparar el partido, en unos días en los que se han tenido que mirar con lupa las cargas físicas de trabajo tras el gran esfuerzo del pasado viernes en la victoria frente al Gipuzkoa. No obstante, el preparador no es ajeno a la mejoría protagonizada por su grupo: «Hemos crecido como equipo. Aunque aún nos queda mucho camino, nos hemos quitado un poco de tensión».

Para el técnico visitante, a partir de ahora el objetivo pasa por «intentar tener la suficiente regularidad fuera de casa como para tener posibilidades de ganar. Es el mensaje que quiero mandar a mis jugadores, que también podemos ganar fuera». Para Bohigas, Melilla es una de las tres mejores plantillas de la categoría y no duda de que su rival de hoy acabará despegando: «En cuanto a jugadores, tienen un potencial tremendo. Con el paso del tiempo aspirarán a ascender».

El jugador con más peso específico en el ataque melillense arrastra desde el viernes un esguince de tobillo que le ha impedido ejercitarse. Hoy es duda.