Hoy

El Cáceres regresa a su atípica normalidad y piensa en el Gipuzkoa

El timonero Marco confía en recuperar su mejor nivel. :: A. Méndez
El timonero Marco confía en recuperar su mejor nivel. :: A. Méndez
  • Los de Porfirio Fisac vienen de vencer al Burgos en la última jornada y colideran junto a Lleida y Coruña la tabla clasificatoria

Ya sea por causas propias o ajenas, le está costando al Cáceres encontrar una rutina de trabajo. De hecho, se podría decir que la normalidad es una especie de excepción, algo a todas luces atípico, en este inicio de temporada marcado por diferentes avatares de diversas asignaturas. Tras el parón por el aplazamiento del partido frente al Castellón y los días de descanso facilitados por el cuerpo técnico después del entrenamiento del pasado viernes en Madrid frente al Estudiantes, los hombres de Ñete Bohigas regresaron ayer al trabajo para comenzar a preparar la cita de este viernes (Multiusos, 21.00 horas) frente al Gipuzkoa. Y esta vez, todos los integrantes del plantel pudieron ejercitarse sin baja alguna en el frente.

En el horizonte más cercano está el duelo que enfrentará a extremeños y vascos. Los de Porfirio Fisac vienen de vencer al Burgos en la última jornada y colideran junto a Lleida y Coruña la tabla clasificatoria, con cinco victorias y una sola derrota. Mientras, los cacereños, con un partido menos, se mantienen en la penúltima posición de la tabla debido a la derrota de Clavijo frente al Melilla. Los riojanos son hasta la fecha el único equipo de Leb Oro que aún no ha logrado estrenar el casillero de las alegrías reservado para los triunfos.

En lo que al estado de forma se refiere, la principal preocupación en el equipo verdinegro atiende al timonero José Antonio Marco, quien acaba de recuperarse de una gastroenteritis padecida en la recta final de la pasada semana. Un hándicap que se suma a sus sensaciones generalizadas, aún lejos de su mejor nivel tras arrastrar una dolencia de la pasada temporada. El base confirma este hecho, aunque se muestra confiado en reencontrarse a sí mismo con el paso de las jornadas: «Es verdad y yo también lo asumo. Excepto en momentos puntuales, está claro que no estoy al nivel que a mí me gustaría y que he demostado en anteriores temporadas. Intentaré subirlo no por interés individual, sino para que repercuta en el equipo y puedan llegar las victorias».

Marco es consciente de que su equipo aún no ha podido poner sobre el parqué todo el potencial que encierra, aunque mantiene que la victoria ante el Prat puede servir para soltar lastre: «Hay jugadores que aún no conocen la liga y todo esto lleva un tiempo. Ganar contra el Prat fue muy importante, aunque no fuese el mejor partido, porque nos va a permitir jugar con menos presión».

Sobre el próximo rival, José Antonio Marco destaca la calidad de Gipuzkoa en todas sus posiciones, pero apela al factor Multiusos para dar la machada: «Será un partido muy difícil frente a un buen rival, pero jugamos en casa y el Multiusos tiene que ser un fortín. En casa nos tiene que dar igual el rival. Si queremos la permanencia, vamos a tener que ganar también a los de arriba», expresa.

Ya con la experiencia de saber lo que es ganar esta temporada, el Cáceres necesita dar todavía un par de buenos pasos al frente para convertirse en un equipo más fiable. Hasta el momento, la asignatura pendiente, tal y como ya ha recalcado el propio Ñete Bohigas en más de una ocasión, es corregir el desfase existente entre el juego interior -aún empobrecido- y el exterior.