Hoy

LIGA FEMENINA 1

El Al-Qazeres se hace fuerte en casa

Rosanio hace 'volar' a Alisia Jenkins. :: Armando Méndez
Rosanio hace 'volar' a Alisia Jenkins. :: Armando Méndez
  • Las extremeñas combinan garra defensiva con acierto ofensivo para ligar ante Mann-Filter un buen triunfo coral

Como ese tío carnal que malcría -en el buen sentido- y convida más de la cuenta a su sobrino. Así trató ayer el Al-Qazeres a su afición en el Serrano Macayo, malacostumbrando a los seguidores cacereños a algo que no entraba ni siquiera en los mejores pronósticos. En un nuevo ejercicio de personalidad y solvencia, las cacereñas lograron con grandeza imponer su ley ante las zaragozanas del Mann-Filter (82-59), que recalaban en tierras cacereñas con una dinámica ascendente y con dos flamantes fichajes, como Hodges y Aleksic, esta última debutante ayer.

Las extremeñas combinaron garra defensiva con acierto ofensivo para ligar un triunfo coral en el que sobresalieron las figuras de Alston y Dacic. Una victoria, la cuarta en siete partidos, que confiere algo más que tranquilidad para afrontar el futuro a corto y medio plazo respecto al objetivo de la permanencia.

Con ritmo eléctrico, trepidante, arrancó un encuentro en el que el alto voltaje propuesto por las cacereñas y el acierto en el tiro exterior desembocaron en un 10-2 de salida a los tres minutos de juego.

Más que con una conjura colectiva, Mann-Filter se fue entonando en ataque gracias a sus individualidades y a las diabluras de mujeres como Hogdes, muy difícil de parar con su acierto desde el perímetro y sus rápidas transiciones. No obstante, la inspiración ofensiva del Al-Qazeres no cesó y las extremeñas se fueron mandando por 10 puntos al final del primer cuarto, con un 28-18 en el electrónico. Todo en un tramo en el que Carla Nascimento cometió una tempranera segunda falta personal que le obligó a sentarse en el banco, asumiendo Vrancic la dirección del juego.

Ya en el segundo cuarto, con más espesura en el juego, la superioridad de las visitantes en el rebote ofensivo impidió que las cacereñas pudiesen amortizar sus buenas acciones defensivas en primera instancia, llegando con un 30-22 a falta de seis minutos y medio para el descanso. La leve mejoría del Al-Qazeres para cerrar el rebote propició que, no sin constancia en el esfuerzo, las extremeñas lograsen poner algo más de tierra de por medio, con el 39-26 a falta de poco más de dos minutos para el descanso.

Pascua no fue suficiente

Por parte visitante, era la veterana y siempre solvente Luci Pascua la que mostraba algo de entereza para mantener vivo a su equipo en el partido. Insuficiente ante la buena dirección de Vrancic, muy crecida, y el buen hacer de Dacic, que ya comienza a parecerse a la jugadora que se esperaba en el Serrano Macayo. Todo para llegar al tiempo de asueto con un 45-30 favorable al conjunto local.

Si había atisbo de reacción por parte visitante, las de Jacinto Carbajal se encargaron nada más salir de vestuarios de poner, tal y como sucediese en la primera mitad, un ritmo alto para anular la intentona de Mann-Filter con un parcial de 8-0 en los dos primeros minutos y medio del tercer cuarto (53-30). Ante tal despropósito, el técnico visitante, Víctor Lapeña, se vio obligado a pedir tiempo muerto cuando el marcador rezaba un 57-32 a falta de seis minutos para el final de este acto. No sirvió de mucho, pues el vendaval cacereño, esta vez consiguiendo cerrar con más acierto el rebote defensivo, continúo para fijar una diferencia de 30 puntos que ya comenzaba a ser, a la práctica, insalvable (62-32) cuando aún quedaban casi cinco minutos para llegar al final del cuarto.

Pese a la renta favorable, el Al-Qazeres, espoleado en cada acción defensiva por Jacinto Carbajal desde el banquillo, no aflojó en intensidad y brega, llegando a los últimos 10 minutos de juego con un 69-42.

Los últimos minutos fueron a todas luces intrascendentes en lo meramente deportivo pero de suma importancia en lo colectivo para el Al-Qazeres, pues tuvo lugar el debut tanto de María Romero como de Mariona Martín, quienes se estrenaban en liga tras arrastrar ambas desde la pasada campaña lesiones de larga duración. También tuvo su debut en la élite la canterana Alicia Díaz. Al final, 82-59 favorable a las extremeñas con un Serrano Macayo entregado a la causa.